X
Por Luis de la Cruz

Hay que sentarse

   

Vivimos una época complicada, difícil, donde lo primero es comer todos los días y cumplir con las obligaciones adquiridas, que no es nada fácil. Parece que la familia de la lucha vive en otro mundo y, en vez de hacer piña, cada uno va a lo suyo, y eso es mal asunto. La Federación Nacional de Lucha Canaria, con Germán Rodríguez a la cabeza, está en la obligación -y con urgencia- de sentarse con todos los presidentes de las federaciones insulares antes de hablar con Milagros Luis Brito de competiciones regionales y más gaitas. Está claro que las aguas andan muy revueltas en la lucha canaria y parece que se está perdiendo la magia entre federaciones.

El presidente de la Federación de Lucha Canaria debe dar el primer paso y realizar con el resto de presidentes un análisis profundo de la planificación para este ejercicio. Cuando hablamos de planificación no es solo lo de las competiciones nacionales, sino darle el espacio que necesitan las competiciones insulares.

Respetando el bolsillo de los aficionados y mimando a los clubes que son los que se gastan la pasta en todo este tinglado. Además, el Gobierno seguirá ayudando a la lucha pero no está para realizar mucho dispendio porque hay otras prioridades.

Los viajitos hay que dejarlos de lado y, pese a que sea importante estar en Corea, las fechas son malas, ya que del 14 al 20 de noviembre estamos en pleno proceso de nuestras competiciones y viajar rompe los esquemas de los clubes.