X
piragüismo >

Indefensos frente al mar

   

La tormenta causó estragos en todo el material deportivo que utilizan a diario los deportistas del club santacrucero. / SERGIO MÉNDEZ

SUSANA NASSER | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El municipio de San Andrés ha sido protagonista durante las últimas semanas debido al fuerte oleaje que ha azotado la zona y que ha causado grandes inundaciones. A pesar del paso de los días, el deporte sigue seriamente castigado. Así, el club de piragüismo San Andrés Surcamar, que desde 1982 prepara a sus alumnos para campeonatos de élite, ha vivido la crudeza en sus propias instalaciones.

“Nuestra ubicación es el muelle, donde tenemos contenedores de mercancía para poder guardar allí las piraguas”, explica el actual presidente del club, Asensio Rodríguez. “El oleaje golpeó los contenedores, los cambió de sitio y el material se rompió”, añade.

Ante los desperfectos ocasionados, el Ayuntamiento volvió a colocar los contenedores en el mismo lugar algo que los expondría nuevamente a un posible temporal futuro si no se toman medidas más importantes.

Un club referente

El centro, que actualmente cuenta con 70 afiliados, no tiene capacidad suficiente para albergar más porque “el espacio nos limita demasiado”. Los integrantes de las clases impartidas son alumnos de entre “13 y 80 años que practicamos kayac de mar, una especialidad para preparación de competiciones y diversión para cualquiera que quiera practicar esta disciplina”.

Sin embargo, la ubicación del centro sigue siendo a día de hoy una “desgracia” para Asensio: “Antiguamente estábamos en el campo de fútbol de San Andrés, alejados 200 metros del agua, lo que suponía grandes esfuerzos para los adultos y niños en el transporte de todo el material hasta el mar. Ahora estamos en las Teresitas, es nuestra única posibilidad de poder practicar con los más pequeños”. La ubicación “ideal” se centra en la “mejora de condiciones para el desarrollo de este deporte con la ayuda del Ayuntamiento”.

En este sentido, el piragüismo “ha ido creciendo poco a poco”, pero el desarrollo del mismo se ve estancado debido a la escasa disponibilidad de instalaciones para llevarlo a cabo. “Cada vez hay más gente, y si tuviéramos espacio podríamos crear nuevas actividades”. Teniendo en cuenta las condiciones que presenta Tenerife para el desarrollo de esta modalidad deportiva, “el piragüismo de aventura es una manera de fomentar el turismo”, ya que muchos extranjeros buscan la práctica de esta clase de deportes. De todos modos, “por mucha formación que podamos impartir, el problema sigue siendo la ubicación”, insiste.

Para el presidente del centro de piragüismo de San Andrés, este deporte significa “mucha relajación; enseñar a competir y estar con los alumnos es muy relajante en todo momento. Además, ves como el esfuerzo está recompensado”, como en la ocasión en la que él mismo se proclamó campeón de España de la modalidad. Mientras, seguirá esperando una solución para sus deportistas.