X

Insatisfecho > Óscar Herrera

   

Debo reconocer que a veces debato conmigo mismo. Son diálogos mentales en los que expongo una idea o argumento y me lo discuto para ponerme en el lugar del lector o del oyente y descubrir si tengo razón o son cosas mías. Debo reconocer que la mayoría de las ocasiones me doy la razón y termino con el debate rápidamente. En este caso me asaltan las dudas: el Tenerife gana y suma puntos y no acabamos de estar satisfechos. Hay una sensación, un tufillo de inconformismo que va recorriendo la Isla y se apodera cada vez de mas aficionados. Sí, somos colíderes, pero el juego no convence, ganamos 4 de 5 partidos, pero en la radio se pone en duda la capacidad del equipo (no en todas las radios), hay dudas razonables sobre el planteamiento de cada partido y ya Antonio Calderón empieza a sentir la presión que supone entrenar al Tenerife esté en la categoría que esté.
Vivimos en un continuo nivel de insatisfacción que nos impide disfrutar de los momentos. Y este es un buen momento dentro de una mala época: la época del Tenerife en Segunda B, y el momento de ganar, algo que aquí habíamos olvidado en los últimos dos años. Y la verdad es que la mayor parte de la afición se contenta con ver ganar a su equipo, pero hay otro sector, lo que a veces llamamos el entorno, que no duerme tranquilo, que vive permanentemente alterado y que ve fantasmas cada fin de semana. En resumen, que dice que está bien ganar pero que así no se llegara muy lejos y que el entrenador debe hacer jugar a este equipo con más criterio con el balón y bla,bla, bla…
Y en esa duda me encuentro hasta que finiquito el debate unipersonal pensando que no me convence lo que he visto, pero que los resultados me quitan la razón. Y me pregunto si formaré parte de ese grupo de insatisfechos que no disfrutan del momento. Después de darle unas cuantas vueltas llego a la conclusión de que vuelvo a tener razón. Porque de momento el Tenerife gana, pero no juega a nada y eso hay que corregirlo pronto. Están de acuerdo, ¿verdad?