ARONA >

Juan José Rodríguez: “Los taxistas no llevamos papas, sino personas”

NICOLÁS DORTA | ARONA

Los taxistas son un gremio necesario en el sector turístico. Su trato directo con el cliente resulta clave para la imagen del destino. En el Sur se han producido algunas infracciones por parte de taxistas que han cobrado de más, aplicando la tarifa para puertos y aeropuertos de 1,65 euros en otras carreras. Estas quejas se han visto reflejadas en Internet. Igualmente, hoteleros del sector han mostrado su preocupación.

Desde la Asociación de Radio Taxi de Arona se ha tomado nota de estos hechos, que no son nuevos, que se llevan produciendo hace tiempo de alguna u otra manera. “Esto desprestigia la imagen de un colectivo por culpa de algunos”, afirmó ayer el presidente de los taxistas aroneros, Juan José Rodríguez Dorta, en un encuentro con este periódico. “Nosotros no llevamos papas, sino personas”, indica , aconsejando que el cliente “siempre debe pedir el recibo del taxi, está en su derecho”.

Sanciones

Desde el régimen interno de la Asociación, hay sanciones de hasta 90 euros por infracción. El Ayuntamiento de Arona también ha tomado nota de esta situación y promete ser implacable con aquellos taxis que no cumplan las normas. Rodríguez Dorta encabeza el colectivo de taxistas hace algo más de dos años pero lleva 27 conduciendo. Confiesa que le encanta su trabajo. “Parecerá raro, pero yo todavía disfruto subido a un taxi: hablo con el cliente, aprendo de él, intento que su estancia en el coche sea la mejor posible”, comenta. Dorta recuerda cuando en los años noventa el sector “era una locura”. Había mucho trabajo y los clientes “prácticamente se tiraban al taxi, era la época de Las Verónicas”, dice. Ahora son otros tiempos, pero a pesar de la situación económica, no se puede decir que el sector vaya mal. “Hacemos bastantes carreras, tenemos clientes de una manera razonable”, indica Rodríguez Dorta.

A su juicio, el taxista debe estar a la altura de las circunstancias, ser amable con el cliente, participar en el sector turístico para mejorarlo, “dignificar su imagen”. Es necesaria la autocrítica. “Debemos moderar la velocidad en algunas carreras, hay taxistas que van muy rápido”, asevera Dorta. “Como dicen los italianos, piano, piano” , añade. “Tampoco es oro todo lo que reluce”-prosigue- “hay clientes que no pagan, que se dan a la fuga” y esto también lo tiene que sufrir este trabajador de la carretera. Los tiempos han cambiado, las cosas mejoran poco a poco, pero “como en todos sitios hay de todo” , aclara el presidente.

Para el presidente de los Radio Taxis, existe “más intrusísmo ahora que antes”. La crisis ha impulsado este tipo de prácticas ilegales que perjudican gravemente al sector, y “no vemos la manera de solucionarlo”.

Dorta opina que las administraciones públicas “deben poner más de su parte para atajar el problema”. Se trata mayoritariamente de coches y furgones que se colocan en hoteles y aeropuertos, y que ofrecen u n precio similar o más conveniente a los turistas. “Hay veces que los propios ingleses prefieren coger un coches de este tipo, más caros incluso, que un taxi”, afirma este profesional. “Si las autoridades pusieran más empeño en atajar este problema irían las cosas mejor que ahora”, insiste.

[apunte]El presidente de Radio Taxis de Arona afirma que se han conseguido logros en los últimos años para este sector y que Arona dispone de una flota moderna. Se pasó de aplicar el taxímetro a partir de las 2 kilómetros 800 metros a los 2 kilómetros, lo que beneficia cada carrera. Además, se unificó la tarifa. En Arona hay 225 vehículos con licencia que trabajan a través de un sistema informático, vía satélite GPS, que llega a cada taxi. A través de un control de servicio para la zona sur, que abarca Arona, San Miguel y Guía de Isora, los taxistas realizan sus viajes. “Al principio nadie lo entendía, lo que no quiere decir que no sirviese, todo lo contrario, trabajamos mejor, sabemos en cada momento cuantos taxis hay en una u otra zona y lo que más nos conviene”, explica Rodríguez Dorta. El resto de taxistas con grandes flotas, Adeje o Granadilla, funcionan con emisora únicamente, como siempre se ha hecho, dijo. El próximo 29 de septiembre hay una reunión entre los presidentes de las asociaciones para ver si se pueden unificar en un mismo sistema. “Con este nuevo sistema en Adeje se ahorrarían 9.000 euros”, asegura el taxista. También uno de los vehículos de Arona tiene cámara de video incorporada. Esa una experiencia piloto que se aplica en el municipio para mejorar la seguridad de los vehículos. En un futuro se prevé ampliar a más coches. “Eso sería lo ideal”, comenta el presidente de los taxistas. Hay una ley inquebrantable: el taxi puede dejar usuarios en otros municipios distintos, pero no recogerlos. En puerto y aeropuerto puede hacerlo si tiene una hoja de servicio previa. [/apunte]