X
economía >

La Administración no convence a los importadores y llega la papa de fuera

   

ROMÁN DELGADO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Mal se ponen las cosas para la papa del país, que, todavía hoy, sigue aspirando a poder comercializarse en Canarias (con cinco millones de kilos en existencias), en el mercado interior, a precios razonables y mínimos para el agricultor local, en la horquilla de 0,40 euros por kilo a 0,43, que es, por ejemplo, a lo que sigue aspirando la principal organización de productores del Archipiélago, Aprofhote, con centro de operaciones en los altos de La Orotava (en el barrio de Benijos).

Tal y como pudo conocer en el día de ayer este periódico, el grifo de la importación de papa blanca y nueva procedente del Reino Unido ya se ha abierto en Tenerife. Pruebas de que esto es así se pueden hallar en el mercado central de la Isla, en Mercatenerife, donde, desde al menos el viernes pasado, han entrado, a través de operaciones de pequeños importadores con destino a la venta al por mayor, unos 100.000 kilos (cuatro contenedores de 40 pies). Aunque el volumen aún es pequeño, lo peor, si alguien no lo remedia antes, es que la previsión de entrada de tubérculo británico (que tiene un coste sobre muelle de 0,21 euros por kilo, frente al 0,40-0,43 de la papa del país) en los próximos días ya supera con creces aquella cantidad y, si llega la papa que se ha previsto con vendedores británicos, el mercado local de Tenerife puede recibir 16 contenedores más en muy pocos días, unos 300.000 kilos. Esta cantidad tiene en alerta a los productores locales, que, pese a iniciar las ventas de sus producciones, se quejan del ritmo lento que éstas tienen. Es el caso de las entidades que venden directamente a las grandes cadenas de distribución final. Las cooperativas que realizan las transacciones a través de operadores mayoristas locales llevan una velocidad de venta incluso menor, y los precios que se abonan no superan los 0,35 euros por kilo. Es lo que está pasando con las ofertas de San Miguel y de San Isidro, en el Sur, que sí están sufriendo el hecho de que los grandes importadores radicados en la Isla no quieran pagar más de esa cantidad, lo que conocen las administraciones canaria e insular y en parte se ha asumido como mal menor.

[apunte]

Encaje de bolillos

Oferta local almacenada. En Tenerife se habla de que hay unos 2,8 millones de kilos de papa de media estación, la recolectada en los primeros meses estivales. Esta oferta la acapara Aprofhote, con al menos dos millones de kilos. El resto, por citar a las organizaciones más importantes, se lo reparten cooperativas del Sur y pequeños operadores.

Las gestiones públicas. Tanto la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias como su homónima en el Cabildo de Tenerife mantienen contactos continuos con las grandes comercializadoras al por mayor en la Islas (también importadoras) y con las principales plataformas de venta minorista, con el objeto de potenciar la salida de la papa del país ante de que toque entrada masiva del tubérculo británico: más barato y de gran calidad. La Administración aspira a cerrar un pacto que permita no abrir la veda a la papa de fuera hasta que no esté resuelto el problema tinerfeño, y el canario. Y en esto se está ahora, con algunos logros, pero pocos.

El futuro inmediato. Los productores locales venden la papa, pero de forma lenta, lo que implicará dedicar más de un mes a sacar adelante esta oferta. El problema es que, si se tarda mucho, más difícil se pone frenar la importación.

[/apunte]