X
Güímar

La estación de bombeo de El Socorro, pendiente de una avenida

   

NORBERTO CHIJEB | GÜÍMAR

En la reunión que mantuvo el lunes el alcalde de Güímar, Rafael Yanes y la teniente alcalde, Carmen Luisa Castro, con el director general de Costas, Pedro Ríos, aparte del estudio para asegurar la zona de los derrumbes en Santa Lucía-Los Barrancos, también se trató el futuro de la estación de bombeo del caserío de El Socorro, por lo que a esa reunión también se sumó la consejera del Planificación del Cabildo de Tenerife, Pino de León.

Tanto los representantes municipales como la consejera insular pidieron al director general de Costas una solución definitiva para la ubicación de la estación de bombeo de El Socorro. Este caserío, donde están censadas 248 personas, tiene problemas desde hace años con el alcantarillado, por lo que vecinos y autoridades municipales consideran imprescindible la instalación de una estación de bombeo.

Hay que recordar que el proyecto inicial aprobado por el Consejo Insular de Aguas establecía ubicar dicha estación en el casco urbano del barrio, situación a la que los vecinos se han negado en rotundo, argumentado que es posible colocarlo en el extrarradio.

Pero para poder colocar la estación de bombeo en la zona que demandan los vecinos se necesita la autorización de la Dirección General de Costas debido a su cercanía al mar. Ante tal petición, según afirma el alcalde güimarero, Pedro Ríos se ha comprometido en ofrecer una respuesta a lo largo del mes de octubre. El presidente de la asociación de vecinos de El Socorro, Lázaro Mendoza, comentó ayer que espera que en ese mes obtengan el visto bueno definitivo para que “se haga esa obra tan necesaria”, y lo ve con optimismo al recordar que ya hay ingresado 100.000 euros del Consejo Insular de Aguas para hacer efectivo el traslado de la estación unos 300 metros fuera del núcleo urbano.

Pero, asímismo, el presidente del colectivo vecinal recuerda que la Demarcación de Costas ya ha advertido que “no permite el soterramiento de tuberías en límite marítimo-terrestre”, si bien añade que “la solución viene dada porque se le presente un proyecto de avenida o paseo marítimo en la zona y así soterrar las tuberías”, señaló Lázaro Mendoza, que indicó que ese proyecto ya lo conocen tanto el Ayuntamiento como el Cabildo y que es “la única solución posible para evitar las aguas fecales y además adecentar la zona”.