X
Por Víctor Corcoba Herrero * >

La fuerza de los jóvenes unidos a la fuerza de la vida

   

La idea de que la fe ya no tiene nada que decir a las generaciones jóvenes se ha desvanecido. Sólo hay que ver o haber vivido la fuerza transmitida por los jóvenes, en la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011, inmensamente unidos a la fibra de la vida, o lo que es lo mismo, a las mimbres de una fe que nos traspasa y nos transporta. Sí nos importa vivir es porque creemos en algo y en alguien.

La persona que hoy más gentes aglutina y que más seguidores tiene, Benedicto XVI, de manera clara y profunda, lo ha vociferado a los cuatros vientos, como no podía ser de otra manera, en el Aeródromo de Cuatro Vientos, contra viento y marea, nunca mejor dicho: “Tener fe es apoyarse en la fe de tus hermanos y que tu fe sirva igualmente de apoyo para la de otros”.

Todos precisamos de todos, tanto para darnos confianza como para injertarnos ilusión, por eso hay que dejar el orgullo a un lado y buscar puntos de referencia y referentes auténticos. No se trata de saber mucho, sino de saber lo verdaderamente preciso para la búsqueda y el encuentro con el ser humano, que, al fin y al cabo, es lo genuinamente interesante.

Por mucho ejercicio intelectual que cultivemos, si no consideramos la humildad como abecedario de nuestras vidas, todo se va a degradar como en parte viene sucediendo. Un pensador de honda palabra y sabios decires, Unamuno, ya manifestó en su tiempo el deseo de “vivir y morir en el ejército de los humildes”. Cierto, el planeta tiene falta de gente mansa que amanse, de ciudadanos conciliadores para lo que no hace falta título académico alguno, de sociedades luminosas e iluminadas por el entendimiento. Sucede que cada día hay menos maestros y más sabedores de nada, que piensan que lo saben todo.

Esto dificulta enormemente avanzar en humanidad, porque realmente nos hemos abandonado a los deberes humanos. De poco sirve tomar un camino de inteligencia, si el amor al semejante me inmoviliza y nada me conmueve ni me dice.

Benedicto XVI, que esperaba con ilusión el encuentro con jóvenes profesores de las universidades españoles, apostó por que esos muros del saber sean efectivamente la casa donde se busca la verdad y no sólo la mera capacitación técnica. No se trata de instruir a las personas como si fueran máquinas de producción, sino de formar a las personas en una racionalidad comprensiva hacía sí y hacia todos, hacia su misma naturaleza y hacia la naturaleza que nos acompaña.

Nos merecemos un cambio. La juventud del Papa, mundializada y apiñada como pocos líderes pueden conseguirlo, acaba de confirmar que no se puede vivir sin la fe.

Esta es la gran lección al mundo. Y todavía nos han dicho más, con el brillo de su mirada y la sonrisa del corazón en los labios, que esa fe verdadera se inicia donde termina el engreimiento de la persona.

No somos dioses, somos de Dios. Benedicto XVI se lo dijo a la riada de jóvenes que le escuchaban, tanto desde el corazón como desde los sentidos: “No somos fruto de la casualidad o la irracionalidad, sino que en el origen de nuestra existencia hay un proyecto de amor de Dios”.

Místicos como Santa Teresa descubrieron las mieles de la cercanía con el Creador: “Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta”. También el pensador indio Gandhi apuntó que “cuando todos te abandonen, Dios se queda contigo”.

Es la prueba del amor máximo, que en el fondo todos buscamos, mal que nos pese y les pese a los generadores de una cultura deshumanizadora y dominante que renuncia a explorarse y que desprecia la sublime belleza que sólo puede verse desde la visión cristalina del alma.

Los jóvenes reunidos y unidos en la villa de Madrid con el Papa, han demostrado que son fuertes y que siguen aspirando a poner en activo los grandes ideales de vivir arraigados a la fe. Es la pura verdad. Ninguna adversidad les paralizó el entusiasmo, ni las provocaciones de unos pocos en comparación a la multitud que eran, ni los efectos meteorológicos de lluvia, viento, o las altas temperaturas de un calor sofocante, su espíritu pacificador lo digería todo. ¡Bravo por esta juventud de corazón grande!

Su testimonio alienta y alimenta una innovadora y renovadora luz, que cobra una especial relevancia en el momento actual en el que tanto se fomenta, sobre todo desde círculos que se dicen culturales, y que son poderes interesados, el eclipse de Dios.

A Dios, que es nuestro Creador, evidentemente no se le puede eclipsar, por más que se adoctrine a los jóvenes, con falsos juicios de valor. Todo habla de Dios y eso despierta hasta el corazón de las piedras.

Todo se circunscribe e inscribe alrededor de Dios. “Nadie niega a Dios, sino aquel a quien le conviene que Dios no exista”, decía San Agustín. Sí, como también expresó Benedicto XVI, “hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos”.

Lo que es verdad no lo deciden unos pocos, es lo que es, y nadie puede borrar su reino. Es importante no caer en el engaño de los que quieren decidir por nosotros como si nuestras vidas les perteneciesen.

Quizás, por ello, el Papa llamó a los jóvenes en diversas ocasiones a dejarse cautivar por la prudencia y a ser sabios; no en vano, como dijeron el dramaturgo español Calderón de la Barca, “el valor es hijo de la prudencia, no de la temeridad”, o el filósofo griego clásico Aristóteles “el ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”.

Estaremos, pues, atentos a esta juventud del Papa, que no conoce fronteras, sino fraternidades, sensibilizados con que el árbol de la fe es el amor y que su fruto es el auxilio a los que nada tienen y, por consiguiente, nada material pueden darnos a cambio.

Lo único que recibiremos seguro, será una sonrisa de manos de un corazón maltrecho. Que por cierto, nos sabrá a cielo sí en verdad hemos sabido donarnos.

*Escritor. corcoba@telefonica.net