X
la palma

La Isla reconocerá la figura del artista Bruno Brandt

   

D. SANZ | SANTA CRUZ DE LA PALMA

La Palma guarda una deuda importante con un artista alemán que vivió en la Isla buena parte de su vida y cuyos restos descansan en un humilde rincón del cementerio de Santa Cruz de La Palma. Se trata de Bruno Brandt (ciudad de Berlín, 1863-Breña Baja, 1962), un acuarelista de prestigio que ahora el Cabildo, coincidiendo con el 50 aniversario de su muerte que tendrá lugar el próximo año 2012, estudia rescatar tanto su memoria como su producción artística.

Su obra artística en La Palma es abundante y se haya diseminada en instituciones públicas y colecciones particulares. Tal y como informó este periódico en su momento, galeristas de Alemania estuvieron visitando la Isla varios años atrás para adquirir obra del pintor que se ha revalorizado en su país natal. Pintura que sin embargo, como recuerda la memoria popular en La Palma, Bruno Brandt vendía a muy bajo precio o incluso llegaba a intercambiar, en forma de trueque, por alimento.

Exposición permanente

Entre las acciones que se prevén realizar para recuperar la memoria de este creador que conoció en profundidad el Archipiélago canario a principio de los años treinta y, luego, eligió La Palma para residir, se estudia la realización de una exposición permanente de su obra, que probablemente iría instalada en el antiguo Convento de San Francisco. Esta muestra, además de dar a conocer su trabajo, sin duda representaría un atractivo turístico para los numerosos visitantes alemanes. Pero, sin duda, una de las grandes deudas que tiene contraída La Palma con su memoria es dignificar la humilde tumba donde descansan sus restos. Un propósito que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha expresado en más de una ocasión, incluso a través de mociones que se aprobaron por unanimidad del pleno, pero sin llegar a materializar. Una deuda con el acuarelista de prestigio internacional, que fue referente para artistas canarios de su época, que todo apunta a que el próximo año se podrá saldar.