X

La muerte súbita infantil es inusual y se suele deber a causas genéticas

   

I. MARTOS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

“Afortunadamente, la muerte súbita en niños e incluso en jóvenes es muy poco frecuente y por lo general, casi en la totalidad de los casos las causas suelen ser de origen genético”. Así lo afirma el jefe del Servicio de Cardiología del Hospital USP La Colina, Ángel Concepción Clemente, al respecto del fallecimiento de una niña de 10 años el pasado viernes en la Rambla de Santa Cruz de la capital tinerfeña, sin una causa conocida.

El cardiólogo explica que una autopsia revelaría el motivo y además, precisa que en estos casos, lo ideal es que los miembros más allegados de su familia se hicieran los exámenes genéticos pertinentes para comprobar o descartar que la pequeña tuviera una enfermedad congénita que afecte al resto de la familia. En caso de que así fuera, existen hoy en día medios para prevenir un hecho similar.

El fallecimiento por muerte súbita por parada cardiorrespiratoria, puede aparecer sin aviso previo, por ello, no se puede dar un mensaje de alarma al respecto, afirma el doctor Clemente. Eso sí, “cualquier madre que pudiera percibir en su hijo síntomas de cansancio excesivo después de un esfuerzo pequeño, o bien, taquicardias o fatiga y desvanecimiento por una actividad que no requiere demasiado esfuerzo, como creo que lo haría, debería de consultar con el pediatra”, indica el cardiólogo.

El doctor afirma, además, que también a causa de un susto importante que desencadene una taquicardia podría ser motivo para que una persona con predisposición tuviera una parada cardiorrespiratoria con muerte súbita.

Según fuentes del 1-1-2, el suceso ocurrió en los columpios ubicados a la altura del colegio de La Pureza, donde cursaba sus estudios la pequeña.

Fue la abuela de la niña la que alertó a las emergencias y refirió que se había tumbado en la vía pública y que no respondía a estímulos, por lo que se activaron de inmediato los recursos necesarios.