X
ACTO DE PIRATERÍA >

La naviera del buque secuestrado cree que se trata de un robo y confía en el buen estado de los tripulantes

   

AGENCIAS | Santa Cruz de Tenerife

La portavoz de la empresa Naviera Consultores propietaria del buque ‘Matheus 1′ -secuestrado a unas 60 millas de las costas de Togo-, Sheena Campbell, ha explicado que confía que más que un secuestro se trate de un robo. En el petrolero viajaban 23 tripulantes de los que cinco son españoles -uno de ellos residente en Tenerife-.

Campbel ha indicado que la naviera no tiene comunicación con el buque desde el secuestro, es decir, desde las 12.00 horas de ayer miércoles. No tiene ningún dato concreto porque no están en contacto con el barco, “como es típico en esta situación”, aunque ha asegurado que la compañía cree que toda la tripulación está bien “por las circunstancias del secuestro”.

Argumentó que en esta zona de África hace tan solo dos semanas se produjo un secuestro similar y que fue más un robo porque lo que “normalmente quieren los piratas es la carga”.

“De este caso no sabemos nada y esperemos que acabe bien”, ha añadido Campbell, quien ha hecho hincapié en que en este tipo de situaciones los piratas “suelen llevar el buque hasta un lugar seguro y allí cargan lo que pueden, roban lo que pueden y tras dos o tres días dejan ir buque y tripulación”.

La portavoz ha señalado que “no hay garantías de que esto es lo que pasará esta vez, pero tenemos esperanza” a la vista de los ejemplos precedentes.

El petrolero secuestrado no tenía seguridad a bordo

El petrolero secuestrado en el Golfo de Guinea no tenía seguridad privada a bordo, según la empresa propietaria del buque, Consultores de Navegación, que cree que los veintitrés tripulantes, cinco de ellos españoles, se encuentran bien. En el momento del secuestro y según explicó Campbel el petrolero estaba descargando gasoil a otro buque.

La compañía ha recordado que la zona donde se ha producido el secuestro, el Golfo de Guinea, es “menos conflictiva” que Somalia, por lo que el Matheos I, que en el momento del secuestro trasladaba la carga (petróleo) de un buque a otro, no llevaba seguridad privada.

Campbell ha indicado que ahora hay que esperar y hablar lentamente con los interesados, todos los implicados en este caso, “con extrema confidencialidad para no poner en peligro la seguridad de la tripulación y del barco”.