X
La Laguna

Las Chumberas pasa a la acción

   

La asamblea celebrada anoche en Las Chumberas contó con la asistencia de más de un centenar de vecinos. / SERGIO MÉNDEZ

J. F. JURADO | LA LAGUNA

Tras años de espera, los vecinos de Las Chumberas han decidido pasar a la acción y convocar distintos actos reivindicativos con el objetivo de que sus viviendas, afectadas por la aluminosis, sean rehabilitadas de una vez. En el transcurso de los tres últimos días han celebrado dos asambleas -la última anoche-, en las que han debatido sobre la parálisis política en la que se halla el problema y han acordado realizar distintas acciones de presión, que irán desde colocar crespones negros y pancartas por todo el barrio a viajar a Madrid el próximo día 21 para realizar una protesta delante de la sede del Congreso de los Diputados.

Los vecinos temen que las Elecciones Generales del próximo 20 de noviembre echen por tierra el compromiso personal adquirido por el presidente Rodríguez Zapatero, de sacar adelante el convenio plurianual necesario para garantizar la financiación total en la que está cifrada la reposición de la urbanización lagunera. Coincidiendo con la última sesión de control a la que someterá el Gobierno socialista en esta legislatura, un grupo de 30 ciudadanos de Las Chumberas se desplazará a la capital para encontrarse frente a frente con el presidente del Gobierno y recordarle la palabra dada.

“Es muy posible que al viaje se sumen varios concejales”, anunció ayer el portavoz de la comisión de afectados, Ricardo González. “Nos pondremos unas camisetas naranja, que nos han cedido desinteresadamente, y nos concentraremos en el exterior del Congreso. Es hora de que nuestro problema trascienda de las islas”, apuntó González.

El pasado jueves ya fue aprobada una moción por parte del Ayuntamiento, apoyada por los cinco partidos con representación en el pleno, exigiendo al Estado la rúbrica de este compromiso, fundamental para dotar de garantías económicas un proyecto tan complicado como el de Las Chumberas, valorado en casi 90 millones de euros y cuyas obras prevén prolongarse más de una década.

En estos momentos, son más de 30 las familias que han tenido que abandonar sus casas, debido al mal estado en el que se encuentran, y recurrir alquileres de urgencias, costeados por el Ayuntamiento. Otros afectados, en cambio, han optado por seguir en sus viviendas, pese a que también se hallan muy afectadas y llenas de puntales. En total, son 29 los bloques con la patología del hormigón.

[apunte]

Primera medida: tres días de caceroladas

Tres días de caceroladas en la rotonda de acceso a Alcampo. Esa es la primera acción que llevarán a cabo los ciudadanos de Las Chumberas, cuyas viviendas se encuentran afectadas por la denominada enfermedad del cemento. Estas concentraciones serán hoy, día 13, el jueves 15 y el viernes 16, siempre a partir de las 18.00 horas.

La comisión de afectados ha creado, además, un grupo encargado de llenar de pancartas el barrio. También se ha invitado al conjunto de los vecinos a poner crespones negros en sus ventanas, “en señal de luto por nuestras viviendas”, apuntó Ricardo González.

Para el próximo día 21, coincidiendo con la presencia de 30 vecinos a las puertas del Congreso de los Diputados, en Madrid, se ha convocado otra concentración ciudadana. No será la última. El viernes 23 de septiembre está prevista la cita más multitudinaria de todas las diseñadas en favor de Las Chumberas: una manifestación que partirá desde el barrio y tiene previsto concluir delante de la sede de la Subdelegación del Gobierno, en Santa Cruz. La asamblea de ayer también sirvió para comunicar a los asistentes la necesidad de recaudar 40 euros por cada uno de los 42 bloques de la urbanización para costear el desplazamiento de los 30 vecinos que estarán en Madrid. La idea es viajar el día 20, hacer noche en la capital y, a la mañana siguiente, concentrarse delante del Congreso desde las nueve de la mañana. La comisión de afectados ya ha recaudado parte del dinero necesario para el viaje, a través de “importantes donaciones particulares”, dijo González.

[/apunte]