X
OLEAJE EXTREMO > EL PROYECTO QUE PROTEGERÁ AL PUEBLO PESQUERO

Las obras de San Andrés costarán dos millones más de lo anunciado

   

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

El problema de las inundaciones del barrio capitalino de San Andrés podría tocar a su fin a medio plazo. Al menos esa es la finalidad no solo del Ayuntamiento sino de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, cuyos ingenieros tienen su atención centrada en la redacción del proyecto que defina la construcción de un dique rebasable frente a la avenida marítima del pueblo. Para este plan se prevé una inversión de aproximadamente nueve millones de euros, unos dos millones más del precio estimado inicialmente.

Los plazos serán los que marquen los estudios medioambientales”

La actuación supondrá ofrecer al enclave pesquero la protección necesaria contra la fuerza del mar en caso de oleajes extremos causados bien por mareas altas u otros factores, como subida del nivel del mar debido a una bajada de presión atmosférica o la coincidencia con mar de fondo. Si bien “los ingenieros de la Autoridad Portuaria han visto que existen tres soluciones, -explica su presidente, Pedro Rodríguez Zaragoza-, aquella por la que nos hemos decantado todos para estudiar consiste en hacer un dique rebasable, como el de Las Teresitas”.

El obstáculo con el que se encuentra esta propuesta es, según advierte el responsable de Puertos de Tenerife, que en el área donde se prevé construir la barrera existe una pradera de fanerógamas, concretamente la especie Cymodocea nodosa, más conocida por seba. “Los sebadales están en esta zona, por lo que tendremos que hilar muy fino para que la obra no dañe esta especie”, indica Rodríguez Zaragoza.

Pedro Rodríguez Zaragoza, presidente de la Autoridad Portuaria.| DA

Alternativas

Tras un exhaustivo análisis técnico de las características geográficas del pueblo ubicado en el Distrito de Anaga, que posee una cota que “se deprime” justo a la altura del paseo marítimo, y comprende las tres primeras calles paralelas a esta vía de acceso y el Castillo de San Andrés, el equipo ingeniero de la Autoridad Portuaria ha “puesto en la mesa” tres proyectos para evitar las inundaciones.

El primero propone “colocar en el frente un espaldón de tres metros de altura para evitar que las olas entren al pueblo”, con lo que “quedaría aislado de la mar y no vería nada” más allá de la avenida. “Esta es una solución que no vamos a estudiar porque paisajísticamente nos parece una barbaridad”, apostilla Rodríguez, quien reconoce que sí ha dado pie a la posible construcción de un espaldón o murete de un metro con forma cóncava justo en el borde del paseo para “de manera que cuando venga la mar lo rebote”.

No podemos hacer una obra solo con el alfanumérico; hay que probarla”

Otra alternativa consistiría en reforzar la defensa actual avanzando mar adentro. “La segunda solución apuesta por ampliar la escollera que tiene el pueblo y que linda con la avenida Marítima de cinco a 17 metros”, un proyecto que contaría con una inversión de dos millones y medio de euros. Pero para mejorar la seguridad del barrio capitalino ante la constante amenaza de mareas extremas, la Autoridad Portuaria defiende la construcción de un dique semisumergido y rebasable.

En la tramitación del proyecto y antes de empezar a ejecutarlo, Puertos de Tenerife debe presentar al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino un Estudio del Impacto Ambiental que produciría al ecosistema, un trámite que “marcará los plazos” y el tiempo para empezar la obra.

Tendremos que hilar muy fino para que la obra no dañe los sebadales”

Al respecto, Rodríguez Zaragoza informa de que la legislación les obliga a “poner más de una alternativa”, que serán la ampliación de la escollera y el dique. “Tendremos que llevar a cabo el proyecto con sumo cuidado para evitar que pueda llegar a ser negativa” la Declaración de Impacto Ambiental que aporte el Estado tras superar el periodo de alegaciones, objeciones o comentarios (30 días) al que se somete el proyecto, comenta el presidente de la Autoridad Portuaria, en relación con la existencia de sebadales en la zona, a pesar de que es una especie excluida del Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, así como del Catálogo Español de Especies Amenazadas.


Simulación previa

Finalmente, una vez se supere la burocracia estatal, el dique rebasable tendrá que contar con un “proyecto definitivo” para la adjudicación de las obras. Pero, previamente, Puertos de Tenerife llevará a cabo “una simulación” del proyecto en los laboratorios Cedes, con los que tienen un acuerdo firmado. “No podemos hacer una obra que funcione bien solo con el alfanumérico, precisa reproducir en escala todos los fenómenos que se pueden dar en un momento determinado sobre este dique”, indica el presidente.

[apunte]

Compromiso

Tras las inundaciones del pasado mes de agosto, los vecinos de San Andrés volvieron a alzar la voz solicitando a las autoridades una solución a su problema.

Sin embargo, DIARIO DE AVISOS se hizo eco estos días de las declaraciones de un experto de la ULL que afirma que la solución no es una escollera sino un plan de autoprotección de viviendas y locales. “Lo que pensamos desde la Autoridad Portuaria es que hay que parar la mar para que el pueblo no tenga que hacer plan de nada, para que la gente esté tranquila”, argumenta Pedro Rodríguez Zaragoza.

Si bien el presidente de Puertos estima que existen “soluciones diferentes” para “consideraciones distintas”, también recalca que “lo más fácil sería hacer un plan de autoprotección con el que la gente asiste a dos clases y no hacer nada”. Rodríguez Zaragoza recuerda que el oleaje del 29 de agosto también dañó infraestructuras del puerto de Santa Cruz “que habrá que reparar”, y ratifica su compromiso con el pueblo pesquero de San Andrés.

[/apunte]