X
sociedad >

Las universidades deberán devolver el dinero del Campus Atlántico

   

Eduardo Doménech se mostró muy crítico con el Gobierno de Canarias y, especialmente, con la Consejería de Educación. / DA

ÁNGELES RIOBO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El rector de la Universidad de La Laguna (ULL), Eduardo Doménech, lamenta que sean las universidades canarias las que tengan que afrontar los gastos del Campus de Excelencia Internacional (CEI). La subvención de cinco millones de euros del Ejecutivo autonómico a las dos universidades canarias para la constitución del Campus Atlántico Tricontinental ha dejado de serlo, con lo que ambos centros académicos deberán devolver una inversión, que aún no han recibido, con intereses.

“No vale incumplir compromisos económicos adquiridos públicamente y con alto impacto mediático, y después aprovechar de forma interesada el pretexto de la crisis económica para imponer que sean las universidades, con sus propios presupuestos, quienes corran a cargo de la financiación de este proyecto estratégico para Canarias”. Así de rotundo se mostró ayer el rector de lagunero durante su discurso del acto de apertura del curso 2011-2012, celebrado en el Paraninfo de la ULL, en referencia a la financiación del Campus de Excelencia Internacional logrado por las dos universidades de las Islas.

Doménech dirigió buena parte de su discurso al consejero regional de Educación, José Miguel Pérez, y apelando a la sensibilidad propia de su condición de profesor universitario con la importancia de la educación como base económica y social, le solicitó que “asumiera su responsabilidad con evidencias presupuestarias poniendo en el corazón de la economía el factor educativo”.

El rector sentenció que “nuestros políticos no acaban de creerse que la educación superior y la investigación constituyen dos motores fundamentales para la evolución del modelo económico vigente”, y ratificó su idea de que la salida de la crisis económica será más rápida y mejor si la educación superior desempeña un papel relevante dentro de las políticas económicas pasando de ser un gasto a entenderse como una estrategia de futuro.

Los incumplimientos del contrato programa fueron otros de los asuntos relacionados con la financiación de la ULL y la responsabilidad del Gobierno Canario aludidas por Doménech durante su discurso. En esta linea, recordó que la Universidad de La Laguna “sufrió durante el bienio 2010-2011 un recorte de más de 27,5 millones de euros del contrato programa, de ellos 16,8, sólo en 2011”, y lamentó que esta reducción presupuestaria “constriñe” la capacidad de actuación de la universidad y, por tanto, su competitividad.

La Universidad de La Laguna celebró ayer su tradicional acto de apertura del curso académico. / DA

Aludió, además, a los a los datos vertidos desde el Consejo Económico y Social relativos al bajo rendimiento académico y al fracaso escolar, “que han empeorado a la vez que el presupuesto destinado a educación decrecía”, dijo el máximo responsable de la institución académica lagunera antes de criticar que el gasto por alumno en relación al PIB sea de los más bajos de todo el territorio nacional.

La ceremonia comenzó a las once de la mañana con la apertura del acto por parte del presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero. A continuación, la vicesecretaria de la Universidad, Marta Soriano, procedió a la lectura del resumen de la memoria anual del año académico 2010-2011, cuya copia del documento completo fue entregado a los asistentes en formato digital.

Acto seguido, los asistentes pudieron escuchar la lección inaugural del curso académico, bajo el título La Física como fuente de Conocimiento y Bienestar, que corrió a cargo del catedrático de Física Aplicada, Francisco Mauricio Domínguez, quien al finalizar su disertación no dudó en compartir su “preocupación por la deriva que ha tomado el sistema educativo en España”, citando el “bajo nivel de formativo de los alumnos y su escasa motivación”.

Acto emotivo

Tras la lección magistral se produjo uno de los momentos más emotivos del acto: la investidura y admisión al claustro de 15 nuevos doctores, que fueron agasajados por el rector con dos arias de Mozart interpretadas magistralmente por una pianista y un tenor. Prosiguió el discurso de apertura de Eduardo Doménech y, a continuación, Paulino Rivero dio por abierto el curso en nombre de su Majestad el Rey.

Tras sonar el Gaudeamos Igitur y el himno de Canarias, el presidente del Ejecutivo clausuró la jornada. La ceremonia, que contó con la presencia de un gran numero de personalidades del mundo académico, social, político, cultural, militar y religioso de las Islas, destacó por su emotividad, aunque también por su duración, dándose por finalizada pasadas las 13.40 horas.