X
economía

Los cosecheros de papas protestarán en Mercatenerife

   

ROMÁN DELGADO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Los productores de papas de la isla de Tenerife, e incluso del resto de Canarias, ya no hablan en son de paz, sino que, tras cumplirse el plazo de unas dos semanas dado por Benijos para hallar soluciones razonables a la venta de la papa de producción local, han decidido activar la guerra, la protesta dura, incluso al estilo francés.

Justo esto es lo que confirmó ayer a este periódico uno de los principales dirigentes de las cooperativas de productores de papas de Tenerife, Octavio Dóniz, de la entidad de Benijos (La Orotava), integrada en la organización de productores de frutas y hortalizas Aprofhote. Ésta es la que más acapara papa del país en toda Canarias. Dóniz afirmó que los cosecheros de papas locales se movilizarán a partir del martes de la semana próxima en Santa Cruz, para lo que ya están gestionando los permisos correspondientes.

El primer objetivo de las movilizaciones de los agricultores tinerfeños será, tal y como indicó la misma fuente, el mercado central de abastos de la Isla, Mercatenerife, plataforma a través de la cual, a día de hoy, se vende la papa de importación que ya ha llegado de Reino Unido y que seguirá entrando de forma más o menos masiva en los próximos días. Lo peor de todo, según aseguran los productores, es que esta papa se coloca sobre muelle a irrisorios costes para el importador, 0,21 euros por kilo, frente a los de la producción local, los oficiales, que son entre 0,40 y 0,45, según estudios realizados por la Administración pública para las principales zonas de cultivo de las Islas, entre ellas las medianías del norte y del sur de Tenerife.

Como ya había avanzado este diario, la actividad importadora se abrió la semana pasada en Tenerife, con la entrada a Mercatenerife de varias toneladas de papas procedentes de Reino Unido. A estas cantidades, a partir de hoy, jueves, se unirán 16 contenedores más de 40 pies, tanto como 400.000 kilos. Además, la semana que entra se prevé la llegada al puerto tinerfeño de hasta 32 contenedores, que acumularán 800.000 kilos más. Ya es un suma y sigue continuo.

Ante este panorama, que la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife no han podido modelar desde el entendimiento con los importadores, para así facilitar la salida preferente de la producción local (el precio de compra aceptado es de 0,35 euros/kilo, el que se ha puesto sobre la mesa en reuniones entre el responsable de Agricultura en el Cabildo tinerfeño, José Joaquín Bethencourt, e importadores locales); por el silencio de las administraciones públicas ante el problema de comercialización actual, que sigue latente, y sobre todo por la imposibilidad de vender la papa del país almacenada (más de tres millones de kilos en Tenerife, según datos del sector productor) a valores aceptables, en torno a 0,40 euros por kilo, los cosecheros tinerfeños de papas de media estación, la que se recolecta en meses de primavera y verano, no ven otra salida al colapso actual que la movilización: primero, ante el recinto de Mercatenerife, la entidad que hoy canaliza la venta de toda la papa que se está importando; luego, antes sedes oficiales radicadas en la capital u otras estancias. Según dijo Dóniz, “no quedará más remedio que manifestarse y protestar para intentar sacar la producción local. Con lo que queda en stock -señaló-, al ritmo actual de comercialización, quedará papa, si antes no se arregla el problema, hasta mediados de diciembre próximo. Lo peor, como ocurrió en 2009, es que habrá que asumir más costes y todavía peores precios, hasta de 0,20 euros/kilo, incluso”. “Es la ruina”, lamentó.