‘Los pasos dobles’ se alza con la ‘Concha de Oro’ de San Sebastián

EFE | SAN SEBASTIÁN

La 59 edición del Festival de San Sebastián ha hecho una firme apuesta por el cine de autor en su palmarés, coronando con la Concha de Oro a Los pasos dobles, de Isaki Lacuesta, y otorgando ayer los premios de dirección e interpretación a Adikos Kosmos, del griego Filippo Tsitos. María León, que ha ganado la Concha de Plata a la mejor actriz por La voz dormida, de Benito Zambrano, y Julie Delpy con el Premio Especial del Jurado por Le Skylab hicieron de contrapeso con sus sobresalientes trabajos en cintas más accesibles para el público mayoritario.

Con la Concha de Oro a Isaki Lacuesta, el máximo premio del único festival de cine en España con la categoría A vuelve al terreno nacional después de nueve años -desde Los lunes al sol- y por duodécima vez, y esta victoria ha vuelto a dejar patente la grieta que se abre entre las decisiones del jurado y las opiniones de la crítica.

El premio para Los pasos dobles, recibido con abucheos en la sala de prensa, ha reafirmado a un director siempre abierto a nuevos lenguajes y a experimentos formales, y que esta vez ha entrado en vínculo creativo con el artista Miquel Barceló, quien ha enviado un mensaje al final definiendo la cinta como una convergencia de “microminorías orgullosas”. Rodada en Mali, tomando como detonante el corpus artístico de Miquel Barcelò y usando como hilo argumentó la búsqueda de las pinturas enterradas del francés François Augiréras, Los pasos dobles es un juego de máscaras, de historias que aparecen y desaparecen y de leyendas africanas mezcladas en un cine abstracto y arriesgado.

Y Lacuesta, que con su primera cinta de ficción Los condenados, ya había ganado el premio Fipresci hace dos años y ha presentado en esta edición su documental El cuaderno de barro, animó al espectador, que puede ver la película en las salas comerciales desde el viernes a atreverse con ese cine descrito como “ilegible”.

“La pintura, como el cine, está hecha de la unión de opuestos”, resumía Barcelò. El segundo premio en importancia, el premio especial del jurado, ha sido para un cine fresco, ligero y accesible de Julie Delpy y su comedia coral veraniega La Skylab.