X
SANIDAD >

Mal viaje y de alto riesgo

   

INMA MARTOS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Mata del infierno, hierba hedionda, planta del diablo, revientavacas... Si el estramonio revienta a una vaca, qué estragos no puede hacer en el organismo humano. Todos los nombres por los que es conocido este vegetal traído a Europa desde América en el siglo XVII inducen a pensar que su consumo no debe ser saludable.

La verdad es que en según en qué cantidades y situaciones puede llegar a ser mortal por su alta toxicidad. Así se demostró cuando el pasado mes de agosto dos jóvenes fallecieron a causa de su consumo en una fiesta rave en Getafe (Madrid). En Tenerife, hace dos viernes ingresó en el servicio de Urgencias del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (Hunsc), según confirmó la propia institución, un joven del Sur de la Isla con un cuadro de alucinaciones tras haber consumido estramonio. En este caso, el joven fue dado de alta sin pisar la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI), aunque los médicos insisten en el peligro de esta droga natural.

Como ni el mundo de los estupefacientes escapa de la crisis económica y el estramonio en principio, no se comercializa porque está al alcance de todos, algunas personas lo han visto como sustitutivo de otras sustancias. Este tipo de plantas psicotrópicas es menos controlable si cabe que las drogas tradicionales ya que el conocimiento sobre los efectos y cantidades tolerables en el organismo, y la información de la que disponen los consumidores es menor. Según afirma el experto en Toxicología Clínica del Hospital Universitario de Canarias, Guillermo Burillo, “a menudo esta información está distorsionada en gran medida gracias a foros y manifestaciones poco o nada acertadas en Internet”. El estramonio o Datura estramonium contiene alcaloides ricos en atropina y escopolamina que producen síndrome atropínico o anticolinérgico. Los síntomas son delirio por alucinaciones, agitación psicomotriz, hipertermia, sequedad de mucosas, visión borrosa, alteración del ritmo cardíaco, convulsiones y coma. “Todos los síntomas, afirma el doctor Burillo, dependen también de la cantidad consumida, el margen temporal entre las ingestas o el ambiente en que se toman”. En entornos calurosos, la hipertermia puede provocar cuadros graves de hipertermia. “Las personas que lo han consumido de forma accidental o experimental no vuelven a hacerlo”, dice el experto. “Han tenido una experiencia muy desagradable, lo que vulgarmente se denomina un mal viaje. Realmente relatan experiencias espantosas”. Además, esta droga puede llevar a conductas peligrosas por parte de quien las consume, apunta y afirma que “la intoxicación por estramonio no responde a tratamientos con fármacos comunes para otras drogas”.