X
tribunales >

Meiers vendió todos sus bienes para costearse sus terribles asesinatos

   

TINERFE FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Lo vendió todo para costear los gastos necesarios para cometer un terrible asesinato. La ejecución de la sentencia condenatoria contra Maris Meiers, de 46 años de edad, dictada el pasado 1 de junio por la Sección Quinta de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife, arroja aún más datos si cabe sobre el carácter frío, calculador y cruel de este asesino, que acabó con la vida de su antigua pareja y joven madre, Kristine Zaikova, frente a su vivienda de Guargacho en el aciago anochecer del 17 de agosto de 2008.

De la calaña de este sujeto -sin duda uno de los más peligrosos de los que se tiene constancia en esta Isla- da buena cuenta el hecho de que atacó a la mujer, de 26 años de edad, por la espalda, asestándole hasta 82 infames puñaladas.

Como recordarán los lectores, la Audiencia condenó a Meiers por este crimen a una pena privativa de libertad de hasta 25 años de duración, así como la prohibición de acercarse a la familia de Kristine o aproximarse al municipio de San Miguel de Abona, donde tuvo lugar el asesinato.

Lamentablemente, la constatación ahora de que Meiers es insolvente impedirá que cumpla con las indemnizaciones fijadas en dicha sentencia, concretamente 6.000 euros para la pareja de Kristine, Armando, y sobre todo, 250.000 euros para la pequeña hija de la infortunada.

Sobre los bienes que Meiers vendió para costearse los billetes de avión para volar hasta Tenerife, así como las distintas estancias que realizó en la Isla, destaca la venta de su estudio fotográfico, principal sustento de este sujeto después de que abandonó el Ejército Rojo de la extinta Unión Soviética, en el que ejerció como buzo en su juventud.

A la espera

Mientras tanto, las partes implicadas siguen a la espera de que, pasado ya agosto, las autoridades de Letonia -país natal tanto del asesino como de su víctima- agilicen los trámites para su traslado a Riga, donde se le espera para ser juzgado, igualmente acusado de asesinato, por la muerte de la hermana pequeña de Kristine, Aiga.

Como adelantó DIARIO DE AVISOS, Meiers siempre fue el principal sospechoso de la desaparición de la pequeña de las dos hermanas, acaecida en el verano de 2007. La ruleta del destino hizo que, tras un año sin noticias de Aiga y apenas unos días después de que Meiers asesinara en Tenerife a Kristine, un pescador rescató accidentalmente una maleta de un lago de Letonia, en cuyo interior se halló parte del cadáver de la chica. Fue violada, asesinada y mutilada.

Tal y como detalló en su día la policía letona a sus colegas de la Guardia Civil, las autoridades del país báltico consideran que Meiers es el responsable de ambos crímenes, motivado por su obsesión, funesta y enfermiza, por Kristine.