X
EDITORIAL >

Pactos de algodón

   

La moción de censura contra Belén Allende en El Hierro es ya una realidad. Desde el mediodía de ayer, el exsocialista Alpidio Armas es el presidente del Cabildo herreño gracias a los votos de los cinco consejeros que accedieron a esta Institución por las listas del PSOE y los dos del Partido Popular.

De nada valió la rápida respuesta, tanto del Partido Socialista Canario como del PSOE Nacional , expulsando de forma fulminante al socialista herreño como intento de paralizar esta acción política.

No sirvió de mucho que el PSOE demostrara así, a su socio del Gobierno regional, Coalición Canaria, que estaba dispuesto a poner disciplina en su partido con tal de cumplir el acuerdo que han firmado tras las últimas elecciones regionales.

Hubo un pacto al que llamaron de hormigón que terminó convirtiéndose en algodón deshilachado. En el pacto actual, tanto Coalición Canaria como el PSOE se están esforzando en que no se produzca ninguna ruptura. Ambos partidos insisten en la fortaleza del mismo. Este pacto de Gobierno es inédito en algunos de sus preceptos esenciales como lo de las áreas cruzadas. Ese puede ser su punto fuerte que debe consolidarse para que no corra el riesgo de convertirse en un pacto de algodón pese a los esfuerzos por desestabilizarlo y el trabajo que está realizando su adversario político: el Partido Popular.

De momento, la primera consecuencia de la presentación de la moción de censura en contra de los nacionalistas en El Hierro ha sido una mirada hacia otras islas con situaciones similares. Ante esto, lo más probable es que el PSOE refuerce su pacto regional con la entrada en el Cabildo de La Palma. Una estrategia que impediría, de momento, una nueva moción de censura PSOE-PP en otra isla no capitalina aunque, puede que no trascienda más y que lo que ha pasado en El Hierro sea una visión muy localista de la política.

Alpidio Armas sabía perfectamente que en su partido no iban a aceptar su rebeldía. Lo había visto claro en los concejales palmeros que se saltaron la disciplina de voto y llegaron a acuerdos de gobernabilidad municipal. En ese momento, el PSOE actuó expulsando a los que no siguieron el compromiso adquirido por la Federal Socialista con las altas esferas nacionalistas canarias. El ejemplo lo tenían muy cerca. Aún así, el PSOE dio un tiempo para la reflexión a los socialistas herreños y siguieron adelante con sus intenciones. La posible consideración de tránsfugas no sirvió para evitar que ayer, expulsados y todo, votaran lo que habían planeado previamente.

La entrada en un partido político es un acto voluntario que genera representar a unas siglas y a una ideología concreta pase lo que pase. Alpidio Armas trasgredió esa norma (que sí está escrita) para dar la espalda a los preceptos de su partido de cumplir con el pacto regional con CC. El ahora presidente tiene que demostrar a los herreños que tenía sus motivos.

[apunte]

Inicio del curso pacífico

Un inicio del curso pacífico. Con las espadas guardadas y sin amenaza ni de huelga, ni de manifestaciones ni de paros. Los sindicatos de Educación canarios están manteniendo una actitud inédita hasta el momento. Aseguran que pese a los recortes sufridos en su sector, están satisfechos con las acciones de la nueva Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad y con el Gobierno de Canarias. Por ello, no secundarán las protestas de sus compañeros en otras comunidades autónomas.

Es la primera vez en muchos años que el inicio del curso comienza de una manera tan pacífica. Solo seis colegios no pudieron abrir a tiempo, una cifra baja comparada con otros años. No hubo manifestaciones de padres ni amenazas sindicales. Eso sí, todo el mundo es consciente de las limitaciones económicas.

Los profesores han estado, históricamente y quizá de manera orquestada, en la picota. Se les acusa de trabajar poco, de tener muchas vacaciones y de disfrutar de muchas bajas. Algo erróneo y distorsionado. Este colectivo requiere ser escuchado pues de ellos depende el futuro educativo de la Comunidad canaria. Escuchado pero, también, controlado para que la calidad educativa sea la máxima posible para todos los niños de Canarias. Es un deseo de todos que el diálogo sea la tónica este curso.

[/apunte]