X

Palestina quiere ser el Estado 124 de la ONU

   

OTR/PRESS | Madrid

Palestina quiere que se le reconozca como miembro de pleno derecho de Naciones Unidas, en “la mayor contribución jamás hecha para conseguir la paz en Tierra Santa”. Mahmud Abbas, presidente del Estado, cree que “es hora de vivir como otros pueblos de la Tierra, libres en una patria independiente y soberana”. El mandatario tendió la mano a Israel, en busca de “puentes de diálogo” donde ahora hay “muros de separación y puestos de control”: “Construyamos un futuro juntos para nuestros hijos, donde puedan disfrutar de la paz, de la seguridad y de la prosperidad”. Benjamin Netanyahu, primer ministro del Estado vecino, contestó que “Israel ha extendido su mano durante 63 años”. Ban Ki Moon, secretario general de la ONU, trasladará “rápidamente” la petición palestina al Consejo de Seguridad.

“Yo, en mi capacidad de presidente del Estado de Palestina, he presentado a Ban Ki Moon una propuesta para la admisión de Palestina sobre las bases de las fronteras de 1967 con Jerusalén como su capital, como miembro de pleno derecho de Naciones Unidas”, declaró Abbas entre la ovación de los asistentes a la sesión de la Asamblea General de la ONU. En su opinión, “es hora de vivir como otros pueblos de la Tierra, libres en una patria independiente y soberana”.

El mandatario tendió la mano, en nombre de la Autoridad Palestina, a las autoridades israelíes. Su objetivo es solucionar de manera pacífica el conflicto en Oriente Próximo: “Construyamos un futuro juntos para nuestros hijos, donde puedan disfrutar de la paz, de la seguridad y de la prosperidad. Construyamos los puentes del diálogo en lugar de muros de separación y puestos de control”.

Los palestinos buscan “unas relaciones de cooperación basadas en la equidad y la paridad entre dos Estados vecinos, en lugar de entablar políticas de ocupación, asentamientos, guerra y la eliminación mutua”. A pesar de ello, Abbas la política de asentamientos israelíes en su territorio descartó la posibilidad de reanudar las conversaciones sobre este aspecto, porque “ya no es posible, ni práctico ni aceptable”.

“Las negociaciones carecerán de significado mientras el Ejército [israelí] siga enraizado en su ocupación, y siga cambiando así la demografía de nuestro país”, declaró. “Los asentamientos” -añadió- “representan el núcleo de la ocupación colonial y militar de la tierra de los palestinos y de la agresión brutal y la discriminación racial contra nuestro pueblo que implica esta política”.

El dirigente entiende que estos hechos “cambian la realidad y afectan negativamente al potencial realista de la existencia de un Estado de Palestina”. Se hace a través de una política que, de seguir inalterada, “terminará destruyendo la posibilidad de construir una solución de dos Estados”, y que amenaza “con minar la estructura de la Autoridad Palestina (AP), e incluso su existencia”.

Abbas recordó las concesiones “históricas” de su Estado para obtener la paz… “A través de difíciles y valientes decisiones por las que acordamos establecer el Estado de Palestina en solo un 22 por ciento del territorio de la Palestina Histórica”. Además, citó al fallecido líder Yaser Arafat (“No dejéis que la rama de olivo caiga de mi mano”) y al poeta Mahmud Darwish (“Tenemos un objetivo, uno, uno: ser”).

Así, el presidente reiteró su mensaje de paz y “la renuncia a la violencia y la condena del terrorismo en todas sus formas, en especial el terrorismo de Estado”, pero se comprometió a proseguir con la “resistencia pacífica”. La finalidad, “acabar con el racista muro de separación que divide a palestinos e israelíes y con el sufrimiento de millones de palestinos desplazados”.

Ahora, en la Primavera Árabe “el pueblo árabe se reafirma en su búsqueda de democracia”. Abbas cree que es el momento… “De una Primavera Palestina, la hora de la independencia, la hora de que nuestros hombres, mujeres y niños vivan con normalidad, que duerman sin temer lo peor que les puede brindar el día siguiente”.

“Comparezco aquí para trasladar un mensaje de un pueblo valiente y orgulloso: que todo el pueblo del mundo esté con el pueblo palestino mientras se encamina con resolución a su cita con la historia, con la independencia y con la libertad. Y espero que no tengamos que esperar mucho”, concluyó Abbas, en medio de un sonoro aplauso.

“Israel ha extendido su mano durante 63 años”, contestó Netanyahu desde la Asamblea. “En nombre del Estado y del pueblo de Israel, extiendo mi mano hoy”, agregó. De hecho, el mandatario ofreció a Abbas que sus conversaciones den comienzo en Nueva York: “Estamos a miles de kilómetros de nuestras casas, estamos en el mismo edificio ¿Qué nos impide reunirnos hoy y empezar a negociar?”.

“No he venido a recibir aplausos, sino para decir la verdad: que Israel quiere la paz, que yo quiero la paz, pero sólo a través de negociaciones directas”, sentenció. El primer ministro instó a las autoridades vecinas a que “reconozcan a Israel como estado judío”. En su opinión, ésta es la clave del conflicto, no los asentamientos que señalaba Abbas.

Ban Ki Moon lo llevará al Consejo de Seguridad

El presidente entregó a Ban Ki Moon el documento de solicitud de integración en la ONU y éste se comprometió a trasladarlo “rápidamente” al Consejo de Seguridad del organismo. Lo explicó Martin Nesirky, que agregó que el escrito llegará a sus manos después de un proceso de “revisión”, según recogió Al Yazira.

Para convertirse en el Estado número 194 de Naciones Unidas, Palestina necesita el apoyo de nueve de los 15 miembros del Consejo y que ninguno de los miembros permanentes utilice su derecho a veto; no obstante, Estados Unidos ya ha adelantado que lo hará. Los otros integrantes permanentes son Reino Unido, Francia, Rusia y China y no permanentes actuales son Bosnia, Brasil, Colombia, Gabón, Alemania, Portugal, India, Líbano, Nigeria y Sudáfrica.

Si el Consejo recomendase la admisión de Palestina, la iniciativa pasaría a la Asamblea General para su consideración. Allí, una mayoría de dos tercios tiene que aprobar la inclusión del nuevo Estado. En principio, Abbas tiene asegurado el respaldo de la mayoría que necesita, pero el veto de Estados Unidos podría impedirle el paso a esta segunda fase.

Los soldados israelíes matan a un palestino

Este viernes, los soldados israelíes mataron a tiros a un palestino e hirieron a otros cinco en unos enfrentamientos que tuvieron lugar en la localidad cisjordana de Qusra, próxima a Nablús, después de la oración. Informaron de ello fuentes médicas a la agencia palestina Maan. El fallecido se llamaba Issam Kamal Odeh, tenía 33 años y recibió dos impactos de bala en el cuello y el hombro durante los altercados.

Los testigos relataron que los miembros del Ejército irrumpieron en el pueblo después de varios colonos que provenían del asentamiento próximo de Esh Kodesh y portaban la bandera israelí. Según un responsable palestino, hubo un conflicto entre los habitantes y los colonos.

El Ejército israelí no confirmó el suceso pero, según las fuentes del diario hebreo ‘Yediot Ahronot’, la información de la muerte es creíble, porque fue corroborada por responsables de seguridad palestinos. Además, los soldados emplearon munición real durante los sucesos.

Según este diario, un soldado israelí resultó herido de levedad al recibir una pedrada en esta misma localidad, donde palestinos y colonos se tiraron piedras mutuamente. Después, otros 300 palestinos llegaron al lugar y lanzaron piedras contra los soldados enviados como refuerzo, que respondieron empleando “medios de dispersión”.