X
Por Enrique Arias Vega >

Para que cobren los futbolistas

   

En el fútbol, como en las finanzas y en otros órdenes de la vida, hay quienes están arriba y quienes los sostienen desde abajo.

En la banca española, por ejemplo, frente a los sueldos millonarios de gente como los Botín, Paco González y otros pocos, se suceden despidos masivos de empleados para ajustar plantillas.

También, en contraste con los sueldos espectaculares de Ronaldo, Messi y compañía, la mayoría de futbolistas son jornaleros de un oficio que los dejará en la calle con solo treinta y tantos años.

Eso, en el supuesto de que cobren todos los meses, algo que no sucede con demasiada frecuencia.

Esto último se debe a que los clubes de fútbol son unos manirrotos -como los entes públicos y otras instituciones- que, si funcionasen de verdad como empresas privadas, deberían haber echado el cierre desde hace mucho tiempo.

Antes de que estalle la burbuja deportiva -que estallará, no les quepa duda-, propongo una modesta medida con la que todos los futbolistas puedan cobrar en un futuro. Habría que hacer como en el deporte profesional de los Estados Unidos, donde los deportistas que se pierden algún partido por sanción dejan de percibir la correspondiente parte proporcional de su salario, ya que la ausencia en el terreno de juego se debe a su comportamiento.

Pues bien: propongo, pues, ante tantas tarjetas amarillas, que los emolumentos de los futbolistas suspendidos vayan a un fondo para pagar a sus compañeros sin recursos.

Claro que, de adoptarse esta medida, a lo mejor baja el nivel de tarjetas, con lo que seguiríamos sin ingresos para los impagados.

Pero, por lo menos, habría más deportividad en los estadios, algo con lo que sí habríamos salido ganando.