X
sanidad

Paro breve en Urgencias de las Islas para protestar contra el Gobierno

   

INMA MARTOS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Los 300 médicos que trabajan en el servicio de Urgencias de los cinco hospitales de Canarias harán hoy un parón en su jornada laboral a las 11.00 horas. La protesta se basa en la decisión del Gobierno estatal de incumplir su compromiso de crear la especialidad primaria de Medicina de Urgencias y Emergencias. En el caso de la isla de Tenerife las protestas se realizarán en las puertas de los servicios del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) y el Hospital Universitario de Canarias (HUC).

En el borrador de las nuevas especialidades médicas, según indica la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes Canarias), la Administración quiere catalogar esta especialidad como secundaria. La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leyre Pajín anunciaba el 13 de abril en el pleno del Congreso su intención de crear cuatro nuevas especialidades: Enfermedades Infecciosas, Genética, Psiquiatría Infanto-Juvenil y Urgencias y Emergencias. Una de las razones que la responsable del área esgrimió en su momento fue el beneficio para pacientes y profesionales. Pese a sus declaraciones, en el borrador del decreto que aun no se ha publicado en el Boletín Oficial de Estado y que se refiere a la especialidad de Urgencias y Emergencias, se habla finalmente de un título oficial. Según indico Guillermo Burillo, médico de Urgencias y portavoz de Semes Canarias, “este cambio en el parecer del Gobierno estatal responde a la presión de médicos internistas y de familia”, quienes han manifestado que defienden la formación en otras especialidades y como complemento la alta especialización en Urgencias. Esto significa, como además reza en el Real Decreto, que se configura como una especialidad médica con un periodo no inferior a dos años de formación troncal común con otras especialidades, y otro periodo de formación específica en urgencias y emergencias. A la formación de Urgencias se podría acceder según el documento una vez que se posea otra especialidad, con lo cual el periodo total de formación se alargaría más si cabe. Por esto, Semes propone que los futuros médicos de urgencias se formen haciendo prácticas de médicos internos residentes, (MIR) en este servicio.

Para Burillo, el hecho de que existan especialistas en Urgencias no interfiere para nada en la labor del médico de Familia, quien seguirá trabajando de ocho a tres en los centros de salud y explica: “Nuestro trabajo nada tiene que ver con el de ellos”. Además, asegura que hasta el momento, los médicos de Urgencias han tenido “prácticamente que autoformarse en las exigencias propias del servicio y el hecho de que exista una especialidad sería el instrumento idóneo para garantizar la adecuada cualificación de los profesionales y la atención de calidad”. En este sentido, la Federación Científico Médicas Española ha hecho público su desacuerdo y una de las razones que explica es que precisamente, que la petición no responde a una necesidad asistencial científicamente fundamentada.

Por supuesto, ya se han realizado las pertinentes alegaciones al documento, cuyo plazo termina el 25 de este mes. La aprobación del Real Decreto está prevista para finales de septiembre.

Cuando tras quince años con esta reivindicación los médicos de urgencias estaban a punto de conseguirlo, todo se ha torcido. Guillermo Burillo espera que se replantee la situación y se vuelva a la idea original.