X
ASESINATO DE UNA MUJER A MANOS DE SU EXPAREJA EN LA LAGUNA (MARZO 2009) > DECISIÓN JURÍDICA

Ratificada la condena a Morales

   

TINERFE FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ratificó ayer en su integridad la sentencia dictada por la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife el pasado 2 de junio en la que se condena a Salvador Morales a 19 años de prisión por el asesinato de la que fuera su compañera sentimental, Isabel Canino, así como a indemnizar con 110.000 euros a los padres de Isabel y con 70.000 a su hermana Eladia.

Esta sentencia, dictada por el tribunal conformado por los magistrados Antonio Castro Feliciano -presidente-, Fernando de Lorenzo -ponente- y Carla Bellini, fue comunicada ayer a las partes y contra el fondo de la misma no cabe ya recurso, aunque sí por motivos procedimentales ante el Tribunal Supremo.

Antes de la vista

En cuanto al contenido del recurso presentado por la defensa, esta Sala del TSJC argumentó que no había lugar a practicar las pruebas argumentadas por la defensa, tales como averiguar de quién es el misterioso resto de ADN hallado en una uña de la víctima o la elaboración de un retrato robot del igualmente misterioso manitas al que Salvador achaca el crimen.

A este respecto, el TSJC entiende que la defensa debía de haber actuado contra la decisión judicial que denegó la práctica de estas pruebas en su momento procesal, es decir, antes de la celebración de la vista oral.

En cuanto al argumento planteado por la representación de Morales sobre una supuesta ausencia de alevosía -lo que avalaba su pretensión de reducir el asesinato a homicidio, el alto tribunal autonómico entiende suficientemente probado la existencia de esta circunstancia que cualifica al delito en la decisión adoptada en su día por el jurado.

Sobre este punto, es menester rememorar un párrafo de dicha decisión del jurado, adoptada el 20 de mayo pasado: “Cuando [Salvador] le colocó y le cerró la brida en el cuello [de Isabel] lo hizo de manera sorpresiva e inesperada, sin que Isabel pudiera hacer nada para evitarlo”, subrayó.

Como recordarán los lectores, aquel jurado popular consideró probado que Salvador Morales mató a Isabel Canino con una brida y escondió su cuerpo en una fosa séptica hallada en una vivienda, que es propiedad de este tinerfeño y está ubicada en el Camino de La Hornera, dentro del término municipal de La Laguna, hechos que para el juez son constitutivos de un delito de asesinato.

Propia del terrorismo

Por lo que respecta a los recursos presentados tanto por la acusación particular como por la Abogacía del Estado para elevar las indemnizaciones por este crimen a un total de 600.000 euros, la Sala del TSJC también los ha desestimado al entender que este tipo de cantidades son fijadas por la Audiencia Nacional para casos de terrorismo.

Sobre las posibilidades de que esta sentencia sea recurrida, cabe recordar que el Tribunal Supremo es muy restrictivo a la hora de admitirlos, ya en caso contrario se convertiría en una tercera instancia, algo que prohíbe taxativamente nuestro ordenamiento jurídico.