X
LA PALMA >

Reconocimiento oficial insular a la labor de la comunidad bahaí

   

Bajo el Monte Carmelo, en Haifa (Israel) y rodeado de unos jardines imponentes, se encuentra el Santuario de El Báb, lugar santo bahaí. | DAVID SANZ

DAVID SANZ | Santa Cruz de La Palma

Llevan en La Palma desde 1972, año en el que se constituyó la asamblea espiritual local de los bahaís de Santa Cruz de La Palma, seguidores de la Fe Bahá’í, la religión más joven del mundo pero que ha conseguido, desde su fundación en 1844, convertirse en la segunda confesión más extendida geográficamente después del cristianismo, según Hedieh Taheri, miembro de la comunidad palmera. El Cabildo de La Palma aprobará hoy en Pleno un acuerdo institucional respaldando la declaración por parte del Ministerio de Justicia de dicha comunidad en España como “religión de notorio arraigo”. Un estatus importante para el bahaísmo español, que se encuentra en Canarias desde el año 1953 y que en 1968 fue reconocida legalmente en España como religión.

Taheri destaca que este acuerdo del Cabildo representa “un reconocimiento por la labor que venimos realizando durante todos estos años en La Palma”, además de un importante apoyo para que el Gobierno le otorgue esa calificación. La obtención del notorio arraigo, que en España solo tienen ocho religiones (católicos, musulmanes, judíos, evangélicos, mormones, testigos de Jehová, budistas y ortodoxos), es un requisito para el establecimiento de acuerdos de cooperación entre estas confesiones y el Estado español.

Campañas de ayuda

En La Palma tienen un centro de reuniones y mantienen una actividad social importante, celebrando, por ejemplo, los días del medio ambiente o colaborando con campañas de ayuda a países en conflicto, como con Ruanda. “Los bahaís, como entidad, somos los que más promovemos la paz mundial, los derechos y oportunidades de hombre y mujeres o la abolición de los prejuicios raciales, religiosos, etc”. “Nos caracteriza la unidad -aseguró- en la diversidad; no queremos ser uniformes, cada uno mantiene su cultura, sus costumbres y su lengua, pero podemos estar unidos y cooperar a nivel mundial dentro de la diversidad que existe”, concluyó.