arona >

Reverón: “Ya se acabó la fiesta de la construcción”

El alcalde de Arona, durante la rueda de prensa. / EFE

NICOLÁS DORTA | Arona

Pasar página a tiempos de espejismos que dejaron efectos secundarios. De eso se ha dado cuenta el alcalde de Arona, José Alberto González Reverón, que ahora gobierna con comodidad en momentos igualmente inciertos. Ayer se subió a la tarima del Centro Cultural de Los Cristianos, donde el nacionalista, que cita a Rubalcaba, últimamente acostumbra a celebrar las ruedas de prensa rodeado de sus más fieles concejales. Allí presentó las actuaciones que llevará a cabo tras estos cien días de gobierno.

Su “proyecto”, dijo, se basa en ocho líneas básicas que bien podría abanderar cualquier formación de “izquierdas”. Quizás ahora Reverón haga, o lo intente, con mayor libertad, lo que siempre ha tenido en su cabeza, a pesar de los tiempos de crisis económica que ponen a las administraciones locales en una situación delicada, y más con un sistema de financiación local al que tachó de “perverso”. Estos nuevos tiempos pasan por decir adiós al ladrillo. “Se acabó la fiesta de la construcción”, dijo.

Pseudocomodidad

Reverón aseguró que se vive una realidad diferente donde es necesario “hacer más con menos”. Es contrario a esa filosofía desarrollista que ha caracterizado al Sur en los últimos tiempos, con montañas y parajes arrasados por adosados y urbanizaciones: esa “pseudocomodidad” respaldada por los bancos que ahora piden lo suyo. Ejemplos los tiene al alcalde de Arona dentro y fuera de su territorio. Su vecino Adeje, no se escapa a esta negación de la arquitectura.

Según el alcalde, no habrá más construcción masiva en el municipio. El Sur no puede crecer más, pero sí replantear su desarrollo. Deben cambiar los nichos de empleo. La construcción debe dar paso a la emprendeduría, a las nuevas ideas de pequeñas empresas y sobre todo al turismo, la fuente que nunca ha dejado de brotar y así seguirá, mientras se siga cuidando.

Construcción sí, pero con vivienda pública, social y el apoyo al alquiler barato, según Reverón. También habrá dinero para inversión en el espacio turístico, pero no con más hoteles, ya hay demasiados, sino con la renovación de plazas, calles y avenidas. Para ello, el Ayuntamiento de Arona tiene reservado 22 millones de euros hasta 2012 provenientes del fondo del Gobierno central y la Comunidad Autónoma. “Se trata de seguir en esa línea. El centro de Los Cristianos ha sido lo mejor que se ha hecho en Arona en los últimos años en materia urbanística. El turista disfrutando de la calle, de las compras, menos coches, más apoyo al mediano y pequeño comercio”, dijo.

Vallas publicitarias

El alcalde añadió que en el apartado de políticas urbanísticas cabe destacar la ordenanza sobre publicidad que se está elaborando. El objetivo es poner límites a las vallas publicitarias que asoman principalmente a la entrada de Los Cristianos , en el entorno del Plan Parcial El Mojón. Aunque esto habrá que verlo, pues se lleva años anunciando que va a quitar estas vallas, escaparate de políticos en campaña y de empresas a lo largo del año. A juicio de Reverón, un paso más para cambiar el urbanismo es la aprobación del Plan General, un asunto cansino, con el OK”, dijo, del Gobierno de Canarias pero todavía con “pequeños” flecos pendientes que deberá resolver la administración local. Este Plan busca mejorar la calidad de vida del ciudadano y dotar de servicios y infraestructuras a los barrios y espacios que lo necesiten.

Empleo y participación

El empleo es una asignatura pendiente en toda España. Reverón dijo que para los que buscan trabajo es necesario no solo el asesoramiento, sino su seguimiento. Asimismo, mostró su apoyo claro al tejido empresarial y a los nuevos emprendedores que presenten un proyecto viable. La participación ciudadana es otro de los ejes más importantes que se plantan de cara a los próximos cuatro años. No solo basta, a juicio del alcalde, con votar cada cuatro años, sino participar de la vida política, cada vez más desprestigiada por el vecino de a pie. Con el eufemismo de “democracia participativa”, Reverón se suma el movimiento 15-M. Para ello su gobierno ha creado un Plan Director de Participación Ciudadana, buscando la cercanía entre la ciudadanía y el político. Se crearán mecanismos de cohesión y participación de jóvenes y mayores en los proyectos. También se volverá al concejal de barrio, que escucha las demandas del que quiere poner un acera o pintar una fachada.

Las cuentas municipales cuadran, pero hay que ahorrar y mucho. Ya no se ingresa lo de antes. De hecho, el Ayuntamiento ha contratado a una consultora externa para asesorarse. Se pagarán las deudas y a los proveedores, dijo Reverón, quien confía en la extraña expresión de “amplio margen de endeudamiento” para que la administración siga funcionando. Sobre Medio Ambiente, la gestión eficaz de los residuos y el saneamiento en varias zonas sigue siendo asignaturas a mejorar.

Hospital comarcal

Sobre sanidad, el alcalde reiteró su apoyo al Hospital del Sur y comentó que las obras de la parte hospitalaria van a buen ritmo y el área sociosanitaria “está prácticamente acabada”. Las dos han sufrido retrasos tanto en su adjudicación, como en su desarrollo, y su puesta en marcha. El reto municipal en esta materia será un centro de salud ubicado en Las Galletas, y otro en Los Cristianos.

En Educación, el Ayuntamiento prevé un centro de formación profesional, buscando nuevas maneras de introducir a las personas en el mercado laboral y otro de educación especial. Hay suelo para ambos y están sobre proyecto.