X
opinión >

San Andrés y los espacios marítimos > Ricardo Melchior

   

La consideración de las obras de reparación de la escollera de San Andrés como de interés general, que es lo que ha hecho esta semana el Congreso de los Diputados, a raíz de una iniciativa de Coalición Canaria, es un primer paso para la resolución del grave problema que vienen sufriendo los vecinos de San Andrés, desde hace varias décadas. Resulta loable, en ese sentido, la iniciativa defendida en la Cámara Baja por Coalición Canaria en sintonía con lo que fue la conclusión principal de la reunión celebrada semanas atrás en el Ayuntamiento de Santa Cruz convocada por el alcalde, José Manuel Bermúdez, con la participación de representantes de todas las administraciones públicas, tendente a que el pueblo de San Andrés vea hecha realidad una demanda histórica.

Sin embargo, queda mucho por hacer. Nuestra experiencia parlamentaria nos vale para saber a ciencia cierta que decisiones como esta que ha adoptado el Congreso de los Diputados requieren luego una acción decidida por parte del Gobierno central. En más de una ocasión, siendo senador por la Isla de Tenerife, propiciamos compromisos de este tipo que luego no se vieron ejecutados con la celeridad que correspondía. Basta con acudir al Diario de Sesiones para hallar ejemplos en ese sentido, referidos a iniciativas presentadas, en su mayoría aprobadas por unanimidad, que necesitaron nuevas interpelaciones hasta verse cumplidas definitivamente. Otras todavía esperan. Tiene que ver todo ello con la insensibilidad tradicional de las dos grandes formaciones políticas ante determinadas demandas de Canarias, defendidas por sus representantes nacionalistas. Y es el caso de esta que nos ocupa, la de la defensa costera del pueblo de San Andrés, frente a episodios naturales como el de la marea del pasado 29 de agosto, que no solo produjo cuantiosos perjuicios económicos sino que volvió a sembrar la angustia entre sus habitantes. Como bien dijo el alcalde santacrucero, José Manuel Bermúdez: “San Andrés no puede esperar más por la escollera”.

La moción defendida por el diputado de CC recoge, además, un planteamiento que tiene que ver con otras situaciones relacionadas con nuestras costas. Junto a la petición para la construcción urgente de un dique sumergido, que permita aislar la zona e impida que se produzcan nuevos desastres, la iniciativa va más allá: demandamos la cesión a Canarias de las competencias sobre los espacios marítimos. Consideramos que, del mismo modo que se hizo ya con Andalucía y Cataluña, nuestra comunidad está en condiciones de desempeñarlas en mejores condiciones a como se viene haciendo desde Madrid. Por más que ello contraríe a los representantes del Partido Popular, que lo consideraron como una “falta de respeto”, se trata de una reivindicación avalada por la desidia que en tal sentido venimos soportando. ¿Qué mejor ejemplo que este de San Andrés y su escollera? ¿Cuántos más necesitan los parlamentarios populares y socialistas para entender la situación?

Desde el Cabildo de Tenerife no cejaremos en el empeño de exigir al Gobierno central una solución definitiva para un problema que no puede reproducirse más veces. Y de la misma manera, reforzaremos el apoyo a cualquier iniciativa parlamentaria que redunde en la asunción de competencias, por parte de la Comunidad Autónoma, para el desempeño adecuado de competencias administrativas que no se ha sabido llevar adelante históricamente desde los despachos de Madrid.

(*) Presidente del Cabildo de Tenerife