X
Santa Cruz >

Se busca casa de la juventud

   

JESSICA MORENO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

De los 31 municipios que hay en la Isla solo hay dos de ellos que no tengan o estén en trámites para contar con una casa de la juventud. Se trata de Icod de Los Vinos y Santa Cruz de Tenerife. Aunque en el año 2002 la capital tinerfeña firmó con el Cabildo insular un convenio para dotar al municipio de un centro de estas características, e incluso adquirió un inmueble para ello, hasta la fecha ese proyecto se había quedado sobre la mesa. A partir de este nuevo mandato, que comenzó oficialmente en el mes de junio, el responsable del área de Juventud de la Corporación insular, Miguel Ángel Pérez, se ha reunido con los responsables de los dos municipios que carecen de casa de la juventud, con el fin de ponerlas en marcha, como el Cabildo lleva haciendo desde ha ya varios años por toda la Isla.

En en año 2002 el Ayuntamiento de Santa Cruz adquirió la conocida casa Siliuto, ubicada en el barrio de El Toscal, para darle esta finalidad. De hecho, se llegó también a un acuerdo con el Gobierno insular para que éste la rehabilitara, pero hasta el momento dicho proyecto se había quedado en el olvido. Esto ha ocasionado que, nueve años después, cuando se ha querido retomar la idea, el inmueble elegido ya no reúne las condiciones adecuadas para destinarla a casa de la juventud y se tiene que buscar otra alternativa, según explicaron a DIARIO DE AVISOS, tanto desde el Cabildo, como del Consistorio capitalino.

Una alternativa

Tras una visita de los técnicos insulares a la casa Siliuto, cuya compra le supuso al Consistorio en su día el desembolso de más de 600.000 euros, “El Ayuntamiento se ha comprometido en buscar una alternativa donde ubicar la casa de la juventud que, además, será la sede que coordinará el resto de emplazamientos de la Isla”, apuntó Pérez.

Al respecto, fuentes municipales aseguraron que se está buscando una ubicación alternativa en el centro de la ciudad, que dependerá de que se culmine el inventario de inmuebles propiedad del Ayuntamiento.

Según explicó el responsable insular de Juventud, la capital propondrá un edificio que deberá ser evaluado por los técnicos del área, para comprobar si reúne o no los requisitos de este tipo de centros. Una vez conste del visto bueno, el Cabildo afrontará la mayor parte de los gastos de mejora, aunque la fecha dependerá del tipo de obra que requiera la actuación. Así, mientras la Corporación insular afrontará el 80% de los gastos, el Ayuntamiento lo hará con el 20% restante, al igual que su programación.

Pérez indicó que en caso de que los trabajos sean de menor coste la obra se podrá adelantar a las actuaciones previstas en otros municipios, pero de lo contrario tendrá que “ponerse a la cola”.

Esto supone demorar la infraestructura varios años puesto que en 2012 está previsto el comienzo de la casa de La Orotava, en 2013, El Rosario y detrás está la de Santa Úrsula y, en su caso, también la de la capital tinerfeña.