X
Güímar / fasnia

Se dilata el visto bueno para actuar en Santa Lucía y Los Roques

   

La cimentación de los apartamentos Bahía, en Los Roques de Fasnia, también se trató en Madrid. / DA

NORBERTO CHIJEB | GÜÍMAR

Parte del futuro del litoral de Agache tendrá que seguir esperando, tras la reunión que mantuvieron ayer en Madrid los alcaldes de Güímar y Fasnia, los dos municipios afectados, con el director general de Costas, Pedro Ríos. Al menos, Rafael Yanes sacó el compromiso de Costas de que antes de un mes se tomará una decisión sobre cómo asegurar la zona afectada por los desprendimientos ocurridos en junio en el núcleo de Santa Lucía-Los Barrancos.

El alcalde fasniero, Damián Pérez, por su parte, también recibió de Pedro Ríos el compromiso de dar permiso cuantos antes para la cimentación de los viejos apartamentos Bahía, en Los Roques, que sufrieron un serio deterioro hace unas semanas con una gran pleamar, por lo que necesitan una obra de emergencia. La actuación sobre la ermita y viviendas afectadas por derrumbes en El Risco, así como la posibilidad de hacer un dique de abrigo para resguardar las playas, al igual que la reconducción de las aguas de un barranco para que no afecte a a la playa de Las Eras, quedan pendientes de la presentación de un estudio. En la reunión también estuvieron presentes la primera teniente de alcalde de Güímar, Carmen Luisa Castro; el presidente de la asociación de vecinos de Santa Lucía, José Herrera, y el diputado, José Segura, así como la consejera insular Pino de León, ésta para tratar la futura estación de bombeo de El Socorro.

Yanes entregó el estudio geotécnico de Icinco, que revela que se deben desalojar alrededor de cuarenta viviendas de la zona afectada por prevención. El estudio también indica las medidas de seguridad que se deben llevar a cabo, con un mallado y el reforzamiento de la pared.

Buena predisposición

El alcalde de Güímar mostró su satisfacción al término de la reunión, al considerar que el director general ha tenido gran predisposición ante el problema. “Ha sido consciente en todo momento de la urgencia de su decisión, hasta tal punto que no ha tenido en cuenta la situación legal de las viviendas, sino la seguridad de sus inquilinos”.

José Herrera, presidente del colectivo vecinal, se mostró convencido de que autorizarán los trabajos de rehabilitación. “Llevamos tres meses luchando por una solución y ahora estamos cada vez más cerca. Una vez que acepten las obras, toca buscar el dinero para financiarlas”.