X
Retiro lo escrito >

Sinergias > Alfonso González Jerez

   

No faltan soluciones. Lo imprescindible es conectarlas, articularlas, complementarlas con lucidez, inteligencia y tesón, porque en realidad ya lo tenemos hecho gracias a una élite política que sabe estar a la altura de los desafíos de la peor crisis económica y social desde la posguerra civil. Comencemos, en un ataque de modestia, simplemente, por Tenerife. En la isla se registran más de 90.000 desempleados, pero no merece la pena achantarse. Vamos a ello. 1) Con un solo golpe de mano reduciremos la cifra a45.000 parados. ¿Cómo? Gracias al tren del sur. Los cálculos son del presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, en una reciente entrevista. Ciertamente el señor Melchior no ha precisado cómo el tren del sur podría obrar semejante milagro laboral, pero, sinceramente, ¿en necesario atormentar con mayores detalles técnicos a la atribulada ciudadanía tinerfeña? A veces el afán por la crítica, el debate público, el desarrollo de argumentos y matizaciones se transforma en el más serio escollo para el avance de los pueblos, como si no bastara el legítimo contraste de parecerse en el seno del gobierno insular. Quizás se trate de convocar en el futuro una generosa oferta de empleo público, tal vez baste con desplazar 45.000 personas del norte al sur y viceversa diariamente: desde un punto de vista físico, al menos, será difícil asegurar que están parados. En todo caso los desempleados se reducen un 50%. 2) La superpoblación. Ya saben ustedes: toda esa gente que vino en los bellos años de prosperidad cementera se puso a trabajar desvergonzadamente y ahora, más intolerablemente todavía, está desempleada o haciendo cáncamos en la economía sumergida, mientras los nuestros malviven con el seguro de desempleo o la paga de 400 euretes. Si hasta se les ha visto por los comedores sociales. La crisis volcánica de El Hierro proporciona una oportunidad magnífica: trasladamos a los foráneos a El Hierro -por sus desgraciadas circunstancias de origen sabrán defenderse mejor de terremotos y lavas- y nos traemos a los herreños a Tenerife, incluyendo al Cabildo, por supuesto, porque sin el Cabildo, nos encontraríamos aquí con varios miles de herreños desempleados y sin una quesadilla que echarse a la boca. Así podremos conseguir disminuir los parados a unas 18.000 personas aproximadamente. 3) Bajar los impuestos. Esla aportación del PP. La única que se les ha escuchado hasta el momento en Canarias, junto al mantra de una administración austera como un hospiciano. Baja los impuestos y nos inundarán ríos de leche y miel. ¿Qué no hay crédito? No se ponga usted derrotista. En tres meses conseguimos el pleno empleo