EL HIERRO >

Tinerfeños en La Restinga: “De aquí no nos vamos, estamos muy tranquilos”

José y Carmen, en La Restinga. / V. P.

VICENTE PÉREZ (ENVIADO ESPECIAL) | Valverde

En La Restinga se respira tranquilidad. Si hay preocupación por los terremotos, los vecinos de esta población costera del joven municipio de El Pinar, no han dejado que les domine sus vidas, y tal vez por eso los turistas y veraneantes que han decidido quedarse pese a los temblores también se lo toman con calma. Pero no tanta como el Mar de Las Calmas, donde se localiza el epicentro de los seísmos de los últimos días y donde los geólogos creen que podría surgir un volcán, como ese que preside el paisaje de La Restinga.

Entre ellos, numerosos tinerfeños. Es el caso de Carmen, una santacrucera que dice no haber sentido muchos seísmos. “Yo estoy de vacaciones, y me podía haber ido; mis nietos en Tenerife me lo piden, pero esto es maravilloso y aquí me encuentro bien”, señala esta vecina de la capital de Tenerife, quien relata cómo en el local de la asociación de la Tercera Edad de El Pinar sí sintieron ayer jueves moverse todo.

Junto a ella, su amiga Mirla, que sí percibió la noche del jueves un terremoto. “Se movió el balcón y luego ya no pude dormir”, afirma, antes de dejar en el aire una frase tajante: “Hay más alarma por lo que dicen en la tele que por los terremotos”.

José Gallardo es otro tinerfeño, natural de La Laguna, que tiene un piso en este pueblo herreño y por eso pasa allí varias temporadas al año. “He sentido algunos terremotos, pero hoy no, aunque dicen que sí se han sentido; mi familia en Tenerife quiere que me vaya, pero yo estoy aquí estupendo, llevo mes y medio, me iré el próximo fin de semana”, explica, con total serenidad. Dice que duerme “tranquilo, pues si está de venir, el que no busca lo encuentra”.

DIARIO DE AVISOS se encontró en el muelle a una familia de Tenerife recién llegada, de unos ocho miembros, y que pasará una semana de vacaciones en La Restinga. “No hemos notado nada, nadie nos ha dicho que no podamos venir, y si hay algún temblor, pues nos dicen que no hay peligro”, confiesa un hombre. No quieren fotos ni darnombres, porque vienen a El Hierro a respirar aire puro y salir del mundanal ruido.

La Restinga es un pueblo originalmente marinero, con moderno muelle pesquero y deportivo, y apartamentos para un turismo en el que abundan los canarios, aunque se ven peninsulares y extranjeros, sobre todo buceadores, pues la calidad de sus fondos marinos volcánicos es famosa.