X

Tormenta circense

   

Tony Mercer, creador del espectáculo Storm, junto a la edil Clara Segura, ayer durante la presentación. / ACFI

FRAN DOMÍNGUEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Un cóctel artístico en el que el ingrediente predominante es el circo. Así se podría definir Storm: una tormenta de emociones, el nuevo espectáculo que prepara Cirque Imagimaire, en el que el teatro, el humor y la música, aderezados con potentes efectos visuales, terminan de combinar una, a priori, brillante mezcla llamada a hacer las delicias del público. El santacrucero Teatro Guimerá es el elegido para albergar en octubre próximo -entre los días 6 y 16- el estreno mundial de esta producción, que posteriormente viajará a Las Palmas, y luego dará el salto a la Península, para desde allí comenzar su periplo por varios países.

Una veintena de artistas

Veintiséis artistas circenses, entre malabaristas, acróbatas, gimnastas y trapecistas, algunos de ellos ya curtidos en el emblemático Cirque du Soleil (el Circo del Sol), procedentes de lugares tan variados como México, Argentina, Canadá, Ucrania, Rusia, España o Etiopía, entre otros países, componen el grueso de Storm, a quienes acompañan, además, diversos músicos y un narrador para ofrecer “toda la expresividad del circo con la cercanía que proporciona un teatro”, según remarcó Ignacio Fernández, director de Let’s Go Company (productora cofundadora de Cirque Imagimaire), quien ayer presentó la obra junto a Tony Mercer, creador y director artístico del espectáculo, y la presidenta del Organismo Autónomo de Cultura (OAC) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, la edil Clara Segura. Fernández explicó que la historia de un padre y una hija, que acaban de perder a un ser querido, deviene en el hilo conductor de Storm, donde el medio ambiente y el impacto del ser humano en él ocupan un espacio preeminente. Por tal motivo, los elementos naturales: el agua (nieve), el viento, el fuego y el aire se constituyen también en protagonistas de una obra ideada “para grandes y pequeños”, que pretende obtener igual o más éxito que El Lago de los Cisnes sobre hielo, la anterior creación dirigida por Tony Mercer (coreógrafo de la compañía Imperial Ice Star). “Lo he visto en mi cabeza, el resultado de este espectáculo va a ser positivo”, remarcó el artista británico, quien comentó que se eligió a Tenerife para el estreno mundial de Storm por erigirse en “referente medioambiental” y por ser una isla volcánica, “puesto que en la obra se recrea una erupción”. “Qué mejor sitio que éste, que posee un volcán como El Teide”, apostilló.

Desde el 14 de septiembre, los artistas estarán ensayando el espectáculo en el Sur. Los creadores de Storm destacan del montaje las coreografías aéreas, los efectos y las imágenes proyectadas sobre una cortina de agua semicircular de cuatro metros de diámetro.