X
SUCESOS >

Una joven afirma que su padre abusó de ella durante cuatro años

   

EFE | Las Palmas de Gran Canaria

Una joven ha asegurado este jueves ante la Audiencia de Las Palmas que su padre abusó sexualmente de ella casi diariamente desde los 14 años hasta que se fue de su casa antes de cumplir los 18.

Así mismo, la víctima ha asegurado que su padre maltrató a su hermano menor y a ella, a quien pegaba para que no contara las agresiones sexuales de las que era objeto.

El acusado, que se ha negado a declarar, se enfrenta a una pena de 15 años de prisión por un delito de agresión sexual continuado y a dos de cárcel por el de violencia en el ámbito familiar, si bien su abogado pide la absolución por entender que es inocente, postura que comparte la madre de la joven, quien “está convencida de que todo es mentira” e “invención de la abuela”.

La abuela materna ha negado haber metido “en la cabeza de su nieta” los hechos por los que se juzga al acusado, pese a la mala relación que ha dicho que mantiene tanto con él como con su hija.

Ha afirmado que siempre ha apoyado a la nieta tras conocer lo que le hacía su padre, y que la instó a que le denunciara ante la gravedad de los hechos que se juzgan, ocurridos según la denunciante entre 2003 y 2007 en el domicilio familiar de Lanzarote.

Según la joven, el padre, que trabajaba en la construcción, siempre se dejaba alguna herramienta en casa para, con la excusa del olvido, regresar al domicilio familiar, donde cuando estaban a solas la desnudaba, la tumbaba en la cama y efectuaba tocamientos e introducía los dedos en la vagina y obligaba a masturbarse hasta que eyaculaba, además de intentar en alguna ocasión penetrarla.

La joven, que ha dicho que su padre la castigaba de rodillas pegada a la pared y a veces sin comer, ha explicado al tribunal que nunca contó a su madre ni a nadie lo que le hacía su padre por miedo a que le ocurriera algo a su hermano.

Así mismo, ha explicado que su padre la obligaba a ayudarle en su trabajo de la construcción, por lo que a veces faltaba a clase, y que su madre terminó por darla de baja en el instituto para que cuidara de su hermano y la casa mientras ella se iba a trabajar.

El novio de la joven ha contado que su novia le reveló lo que le hacía su padre después de estar tres años juntos, cuando se trasladaron a vivir ambos a casa de sus padres, y que le creyó porque trabajaba entonces con él en la construcción, y éste se iba a su casa durante las horas de trabajo.

Además, ha explicado que su novia siempre estaba triste y tenía problemas para mantener relaciones sexuales, y que hasta entonces no sabía a qué se debía.

La madre de la joven “no tienen ninguna duda” de que “es una invención de su abuela” materna, mientras que su hermano también ha negado que su padre les castigara severamente o insultara.

Según el escrito del fiscal, como consecuencia de los hechos, la joven, que ha declarado en la Sala tras un biombo, presenta un cuadro de ansiedad, depresión con tendencia al suicidio, y una personalidad con carencia de deseo e incapacidad para experimentar en profundidad placer o dolor.

Los cuatro testigos han declarado desde Lanzarote, mediante el sistema de videoconferencia, en la primera sesión del juicio que continuará mañana y que es el segundo que se celebra por esta causa.

El primero fue anulado por el Tribunal Supremo, que ordenó su repetición al haberse desestimado entonces pruebas “fundamentales” para la defensa, ha señalado el abogado del acusado, Vicente de León