X
arona >

Viejo Barrio Nuevo

   

Los vecinos han detectado que un muro de contención de la calle de Barrio Nuevo (foto superior) se ha agrietado e inclinado, por lo que temen un derrumbe que afecte además a los patios de los bloques de viviendas inferiores. / DA

VICENTE PÉREZ | ARONA

Las antiguas casas excavadas en la montaña de Los Cristianos (un viejo volcán con sus laderas urbanizadas) se convirtieron hace décadas en edificios y viviendas de autoconstrucción. Hoy, pese a su privilegiada situación con vistas a la playa de uno de los principales núcleos turísticos de la Isla, muchos vecinos de Barrio Nuevo se sienten “abandonados” por el Ayuntamiento de Arona.

Calles estrechas, casas sin enfoscar, solares con escombros, jardines deteriorados, cucarachas… salpican un cono volcánico urbanizado sin control y que no es precisamente la ruta más recomendable para los turistas. Una situación que tiende a cambiar, pues el Ayuntamiento invertirá de forma inminente 580.000 euros en la mejora de calles y jardines. De ellos, 400.000 serán para Barrio Nuevo, en un proyecto cuya ejecución saldrá a concurso en octubre, y otro de 180.000 euros para la calle El Nido, que se adjudicará antes, según anuncia el alcalde, José Alberto González Reverón. Las obras permitirán a a este vecindario disfrutar de una renovada red de agua, alcantarillado, telefonía y electricidad; aceras y nuevo asfaltado, en la línea de la mejora urbana que se ha realizado en otras partes de Los Cristianos, y la que se lleva a cabo en la actualidad en El Cabezo. Reverón reconoce que “ahora toca invertir en la zona de la montaña de Los Cristianos, para que tenga el mismo nivel de calidad de vida que el resto de este núcleo”.

Mejoras que no llegan

Entretanto, el vecindario de Barrio Nuevo espera desde hace años estas mejoras como agua de un mayo que nunca acaba de llegar. Aquilino y Soledad, un matrimonio de jubilados, playeros de toda la vida y su familia afirman que el barrio está “abandonado” y sufre plagas de ratas y cucarachas, porque no se desinsecta; y falta de limpieza, ya que los operarios del servicio municipal “solo limpian dos o tres veces al mes”. Además, faltan parques infantiles (aseguran que el Ayuntamiento tiene previsto hacer uno) y los destartalados jardines donde juegan los niños están en una pendiente con huecos y desniveles.