X
SAN MIGUEL

Y San Blas volvió a su hotel de lujo

   

Vecinos de Los Abrigos portan a San Blas, tras desembarcar en la playa de igual nombre, rumbo al hotel. / DA

VICENTE PÉREZ | SAN MIGUEL DE ABONA

Una procesión religiosa por medio de la piscina. Esa fue la sorpresa que el domingo se encontraron los clientes del hotel Vincci Tenerife Golf, de San Miguel de Abona, al comprobar asombrados cómo los pescadores de Los Abrigos, el frontero barrio de Granadilla, desembarcaban la imagen de San Blas y la paseaban por la piscina del establecimiento hasta bajarla a un sótano, donde está el santuario, en la entrada del spa.

Como manda la tradición, la imagen fue llevada el jueves hasta Los Abrigos, donde permaneció hasta el domingo, en que fue embarcada junto a la Virgen del Carmen y otras imágenes del barrio, incluyendo otra mayor de San Blas, que se custodia en la iglesia. Su réplica, San Blasito, el santo del hotel, fue transportada en una pequeña barca, y bajada a tierra en medio de una difícil maniobra por el oleaje en la playa de San Blas. Los porteadores sortearon las olas para subirlo hasta el hotel a través del muro de las piscinas del Vincci.

Muchos turistas que se alojan en este establecimiento no perdieron la ocasión de disparar sus cámaras, aunque algunos siguieron bañándose en la piscina o bronceándose en sus tumbonas, hasta que los devotos pescadores descendieron las escaleras que conducen al spa… y al santuario.

La imagen original de San Blas apareció en este litoral, sobre el cual se construyó el hotel en los años 70 del pasado siglo, por lo que los vecinos, el Obispado y la empresa acordaron en su día que la réplica se custodiara en una cueva bajo el establecimiento, como reliquia de los acantilados primigenios. Dentro de un año se repetirá esta curiosa tradición de los marineros de Granadilla.