X
agricultura >

“La fruta tropical de Canarias es inmejorable”

   

Las nuevas variedades sorprenden por la alta producción. | L.C.

CANDELARIO GUANCHE | Tejina

Su vivero se ha consolidado sobre el pilar de la garantía sanitaria y está a la vanguardia en la incorporación de nuevas variedades dentro del amplio mundo de la fruticultura tropical. Miguel González formó parte del plantel de Tejina, en el que el técnico agrícola y extensionista Pedro Ayerra supo aunar a un activo grupo de jóvenes agricultores. “Fueron años de búsqueda y de intensa formación en los que cada uno de nosotros trató de encauzar sus inquietudes. Juntos nos adentramos en la agricultura con una visión más activa, con criterios de gestión empresarial y con el interés por incorporar nuevas técnicas y nuevas alternativas de cultivo”.

-¿Nació entonces La Cosma?

“Ese es el nombre con el que se conoce a esta zona de Tejina, en El Riego, próxima al club náutico de Bajamar. La finca ha ido cambiando de cultivo por la evolución que imponen los mercados. Comencé con hortalizas, luego pasé al cultivo de rosas y, de ahí, al de plantas ornamentales. Por último, y espero que por mucho tiempo, he dado el paso a la producción de frutales tropicales, como viverista. Las condiciones climáticas que tenemos en la zona son las ideales para el desarrollo de las plantas que cultivo siguiendo los programas de selección y esto me obliga a tratar de estar al día. A cada paso observo que se abren nuevas posibilidades.

-¿Vamos por el camino acertado?

“Si haces caso a la experiencia, dispones de las pautas para no cometer de nuevo los errores. La mayor parte de los agricultores que se interesan por la fruticultura tropical lo hacen con la debida prudencia. Nunca, y menos en estos tiempos, debemos ir de manera precipitada. Lo nuestro no es vender y desentendernos de lo que luego suceda. Por ello procuro, en cada caso, orientar al cliente, recomendándole que haga previamente una prueba y observe el comportamiento en su finca de cada variedad, para que luego, partiendo de los resultados, que tome la mejor decisión”.

- ¿La papaya, en primer lugar?

“Desde hace unos años ese cultivo se ha ido situando en una posición de ventaja. Las jornadas internacionales que se han celebrado recientemente en el ICIA han reactivado el interés y han puesto de manifiesto que hay posibilidades reales, al tiempo que nos dicen por donde hemos de caminar. No todo lo que se ha hecho hasta ahora ha ido por el buen camino. Yo tengo que agradecer el apoyo que me prestan los técnicos de investigaciones agrarias y las relaciones que, al cabo de los años, he mantenido con especialistas del exterior”.

-¿Las frutas canarios tienen futuro?

“Estoy convencido de que, en este subsector, hay muchas posibilidades. Las nuevas variedades de papaya que estoy sacando, con cultivares de Brasil y de otros lugares, unidas a las técnicas de injerto que aplico, me están sorprendiendo por el alto nivel de azúcar que se alcanza en los frutos y por la alta producción, pero ninguna variedad se debe desechar pues, la clave puede estar en el manejo del cultivo. También hay posibilidades, y grandes, con la parchita, la carambola, la guanábana, el litchi, etc. La Cosma ha dado plantas para todas las Islas, a explotaciones que abren, ahora, nuevas posibilidades”.