X
SOCIEDAD >

Anadir recoge muestras de ADN a los ‘niños robados’ de Canarias

   

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Representantes de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares, Anadir, estarán en Tenerife, este miércoles 12 de octubre, para practicar pruebas de ADN a los asociados canarios, a todos quienes creen haber sido separados de sus familiares al nacer de manera irregular o a madres que sospechan que sus recién nacidos les fueron arrebatados ilegalmente. Los resultados de las pruebas serán incorporados al banco de datos de la asociación y cruzados para unir a las familias.

El coordinador de Anadir en Canarias, Leovigildo Redondo, ha asegurado a este periódico que “cinco afectados por el robo de bebés en clínicas de toda España, han encontrado a sus familias biológicas gracias a los resultados derivados de sus análisis de ADN”. En la reunión, a la que asistirán personas de todas las Islas, estarán presentes el presidente de Anadir, Jaime Barroso; las delegadas de Madrid y la Comunidad Valenciana; el abogado de Anadir, David Serra, y Amaia Gorostiza, técnico del laboratorio Genómica SAU, que recogerá las muestras.

En Canarias existen unas 70 personas asociadas a Anadir aunque son muchas más las que han contactado con la asociación para solicitar algún tipo de información sin estar asociados. “Por medio de este encuentro se conocerá el nivel de afectados en Canarias”, declara el portavoz en las Islas. Las muestras serán incorporadas al banco de datos donde se efectuarán los cruces entre los que sospechan que han sido robados y las personas que creen que les robaron a sus hijos. Esta prueba no es gratuita, cuesta a los interesados unos 150 euros. Leovigildo Redondo lamenta que no se haya desarrollado aún las propuestas del gobierno central sobre la ejecución de un banco de ADN público y gratuito para las personas sin recursos.

Según se desprende del documento de la convocatoria, este encuentro servirá además para asesorar e informar a las madres o hijos afectados sobre los pasos a seguir, así como el asesoramiento jurídico de las supuestas víctimas. Leovigildo Redondo destaca la importancia de este encuentro que servirá para “resolver las dudas de los afectados y a ponerles al día sobre el estado de las denuncias”, al tiempo que lamenta que “la Fiscalía esté archivando buena parte de las denuncias por falta de indicios”, deplora.

Denuncias archivadas

“La mayor parte de las denuncias se están archivando. La Fiscalía dice que no hay indicios o que faltan datos, pero es lógico que falten datos cuando precisamente se trata de engaños y ocultaciones”, destaca el coordinador de Anadir en Canarias y añade que se han archivado casos tan claros como el del fundador de Anadir, Antonio Barroso. En este punto, Redondo recuerda que “Barroso argumentó su denuncia en los testimonios que aluden a que él y un amigo fueron comprados a un cura. Además, a través de las pruebas de ADN, demostró que la madre que lo crió, no era su madre biológica, tal y como reza en su partida de nacimiento en la que no se refleja ningún tipo de proceso de adopción”, concluye.

[apunte]

La Fiscalía archiva el caso de Leovigildo

El responsable de Anadir, en Canarias, Leovigildo Redondo, ha informado que, a pesar de la “contundencia de sus pruebas”, la Fiscalía archivó su denuncia, a finales del pasado mes de agosto. Leovigildo, de 34 años, se encuentra desanimado y afirma que consultará la posible presentación de un recurso al abogado de Anadir, David Serra, que estará en Tenerife el próximo 12 de octubre, junto a otros miembros de la asociación como el presidente, Jaime Barroso, y las delegadas de Madrid y la Comunidad Valenciana; para un encuentro informativo con los afectados por supuesto robo de niños en Canarias.

Leovigildo Redondo tiene 34 años y lleva seis sin trabajar a causa de la incapacidad del 39% producida por una enfermedad hereditaria, de la que no pudo prevenirse por no haber sido informado de que era un niño adoptado. Según su incompleta partida literal de nacimiento, a la que ha tenido acceso este periódico, nació en Madrid, pero sabe que los datos pudieron ser falseados.

A pesar de intuir y confirmar por su padre adoptante que fue adoptado de manera irregular, junto a la aportación de otros documentos, la Fiscalía ha decidido archivar su causa. “Estoy dolido. Mi caso es claro pero no me han hecho caso”, concluye el afectado.

[/apunte]