X
presupuestos regionales para cultura > movilizaciones contra los recortes

Apaga y vámonos

   

El colectivo compareció ayer en el Círculo de Bellas Artes. | SERGIO MÉNDEZ

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

“Estamos aquí para hacer un llamamiento al Gobierno de Canarias, a los medios de comunicación, a las instituciones privadas y públicas, a las empresas y a la sociedad en general, para que de una vez por todas tomemos conciencia de la gran responsabilidad, económica, social y moral que conlleva esta decisión. Sin cultura, apaga y vámonos, porque aquí no habrá futuro”. Vicky Bastos, gestora cultural, abrió ayer la rueda de prensa que ofreció el gabinete de crisis del sector.

Esta comparecencia, desarrollada en un concurrido Círculo de Bellas de Tenerife, contó con las intervenciones, entre otras personalidades, del presidente de Réplica, la Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Canarias, Ricardo del Castillo; de los cineastas David Baute y Teodoro Ríos; del director de Rider Producciones, Martín Rivero, y de los músicos Polo Ortí y Benito Cabrera. Todos ellos, vestidos de negro como símbolo de “luto por la cultura”.
La plataforma ha sido creada como manifestación de rechazo al proyecto de presupuestos generales para 2012 de la comunidad autónoma, donde el Gobierno de Canarias (de CC y del PSOE) contempla una rebaja del 64,72% (salvo en el capítulo uno, el de personal) en la partida destinada a su Viceconsejería de Cultura y Deportes para sufragar programas y, en definitiva, toda su política cultural (en Cultura, Deportes, Libro o Patrimonio).

Tras la intervención de Vicky Bastos, Ricardo del Castillo leyó el manifiesto contra la “sentencia de muerte” para el sector difundido a los medios en la noche del miércoles. Luego fue el turno de David Baute, quien recalcó que el 0,3% sobre los presupuestos de 2012 (que han sido fijados en un total 6.716,2 millones de euros) que aportará ese recorte del 65% en la dotación para la Viceconsejería de Cultura y Deportes (se pasa de 38,2 millones de euros a sólo 13,5 millones) “no solucionará ninguno de los problemas de sanidad o educación”. “Mucho más lo haría -apuntó- una mejor gestión o recuperar los 12.000 millones de euros de fraude fiscal”.

Baute también leyó un texto que, explicó, forma parte del documento del pacto de gobierno suscrito por Coalición Canaria y el PSOE. En él pueden leerse fragmentos donde, por ejemplo, se admite “el potencial que la cultura aporta para generar riqueza y empleo”, que “el conocimiento desde un sentido amplio es un hecho social y económico reconocido” o también que “la cultura es un sector en auge, tal es así que hoy la actividad cultural es un importante foco de creación de riqueza y de empleo”. El cineasta concluyó apelando a la coherencia de los gobernantes.

El gabinete de crisis exigió más sensibilidad hacia la cultura. | S. MÉNDEZ

Teodoro Ríos afirmó tener la impresión de estar viviendo “un viaje al pasado”, pues recordó que precisamente el Círculo de Bellas Artes era durante la primera mitad de la década de los setenta, un espacio de “libertad para la cultura, aún con Franco vivo”. Y así, contrapuso la “sensibilidad hacia las expresiones artísticas que muestran de nuevo los aquí presentes”, frente a “la que aparenta no tener el Gobierno regional”. Para ejemplificar este “retroceso hacia la nada”, Teodoro Ríos indicó que mientras que el recorte en Cultura en las Islas es de un 65%, en Andalucía será de un 3%; en Galicia, del 2,5%; en la Comunidad Valenciana, del 7%, y en Navarra, un 20%.

También Martín Rivero aludió a la época predemocrática, pero con un matiz sustancial. “Cómo ha cambiado la foto -señaló-, mucha de aquella gente progresista que defendía la cultura ayer, hoy está en el lado contrario, disparando para acabar con ella”.

El pianista Polo Ortí, por su parte, quiso poner de relieve que este “hachazo” afecta a todos. “A quienes ya son y a quienes se forman para llegar a ser”. “Afecta, sobre todo -continuó-, a esos jóvenes que se están formando en las escuelas, porque con este futuro todo perderá sentido”.

“Debe quedar muy claro -puntualizó Benito Cabrera-, que esto no es una pataleta de cuatro subvencionados, sino el rechazo a una medida que hace peligrar un tejido empresarial muy amplio e importante”. “Pero no olvidemos, en suma -añadió-, que la huella que han dejado Teobaldo Power, Benito Pérez Galdós o Pedro García Cabrera es y será mucho más imborrable que la de cualquier político”.