X

Aumento del trabajo y de la demanda femenina > Ana Oramas*

   

Conocíamos esta semana las cifras de la Encuesta de Población Activa. Lo que ha sido un mazazo para el conjunto de los españoles, no lo ha sido tanto en Canarias, porque es la comunidad que más crece en puestos de trabajo en un año: 10.800 ocupados más en los doce últimos meses. El dato confirma la opinión de los que aseguran que en Canarias saldremos antes de la crisis que en la Península, porque aquí el Gobierno de Canarias ha sido más proactivo y diligente.
Y lo ha sido por la vía de los planes de empleo e incentivos a la contratación. Y lo ha sido en el recorte moderado y progresivo durante tres años de otros gastos públicos. Y eso mantiene a las cuentas canarias mucho más saneadas que el conjunto de las comunidades autónomas. Todo el mundo sabe que habrá que seguir haciendo sacrificios (porque el recurso al endeudamiento esta bloqueado), pero los servicios esenciales de Canarias, Sanidad y Educación, se van a ver menos afectados que en otros lugares porque ha habido más prudencia en la gestión. Ese factor y la recuperación turística derivada de una política inteligente de atracción de tráfico aéreo y visitantes son los que explican la recuperación del empleo en Canarias, que debemos cuidar y mimar para que no se tuerza.
A pesar del empleo generado este año, más que ninguna otra región española, el crecimiento de la población activa (de los que buscan trabajo) ha sido en Canarias muy grande en los doce últimos meses. Porque 30.200 personas más se han puesto a buscar trabajo en Canarias. Es sorprendente que, no siendo ni de lejos la comunidad autónoma más grande, el crecimiento de la población activa haya sido el mayor. Si se afina un poco en los datos, se aprecia un detalle que no puede pasar inadvertido.
Casi la totalidad de esos nuevos demandantes son mujeres, mujeres de nacionalidad española. Es un fenómeno que tiene que ver sobre todo con aquellos hogares que sufren el paro de todos o de casi todos sus miembros. Y son las mujeres de esas familias las que salen al rescate y buscan trabajo al tiempo que sostienen el hogar. Siempre se había considerado al ama de casa como la columna básica de la familia, la que está al quite de todo y de todos, el pilar central del bienestar familiar. Y no es por otra cosa que las madres tienen como nadie prestigio social y afecto familiar.
Ahora miles de ellas se ven abocadas a acceder al mercado de trabajo más por necesidad que por disponer de tiempo. Quisiera reclamar para estas mujeres, obligadas a competir con difíciles horarios y con salarios a la baja, el mejor y más considerado trato en estas duras circunstancias.
Propugnamos nuevas líneas de actuación para que la conciliación de la vida laboral y familiar sea posible, especialmente para las mujeres que mas difícil lo tienen. Pero eso ha de ser un logro de toda la sociedad, de las familias y de las empresas.
Los datos de la EPA nos han dado una pequeña alegría; pero también nos recuerdan que hay muchas personas, muchas mujeres, buscando trabajo a la desesperada.
Y que a todos nos espera una ardua tarea colectiva para posibilitar que haya trabajo en todas y cada una de las familias.

*Candidata de CC al Congreso de los Diputados por la provincia tinerfeña