X
rescate bancario >

Bélgica rescatará en su totalidad el banco Dexia con un coste de 4.000 millones de euros

   

 

AGENCIAS | Bruselas

 

El primer ministro belga, Yves Leterme, ha anunciado que el banco Dexia será rescatado en su totalidad por el Gobierno de Bélgica por un valor de 4.000 millones de euros, según informa el diario belga ‘La Libre’.

En una rueda de prensa ofrecida a las 3.00 horas de la madrugada, al término de la reunión del Ejecutivo, Leterme ha expresado su satisfacción por el acuerdo alcanzado, ya que elimina los “riesgos” que suponen para la economía la situación de Dexia.

Además, el ‘premier’ ha confirmado la creación de un “banco malo” que se hará cargo de los activos tóxicos de Dexia. Los fondos de esta entidad residual estarán garantizados por Bélgica (60,5 por ciento), Francia (36,5 por ciento) y Luxemburgo (3 por ciento).

Por su parte, el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, quien también estaba presente en esta rueda de prensa, ha matizado que el banco pagará 270 millones de euros al Estado por esta garantía.

Está previsto que alrededor de las 9.00 horas del lunes se celebre en la sede de Dexia una rueda de prensa que contará con la presencia del presidente de su Consejo de Administración, Jean-Luc Dehaene, y de su presidente ejecutivo, Pierre Mariani.

Bélgica, Francia y Luxemburgo acuerdan partir en tres del banco francobelga para salvarlo de la quiebra

Los gobiernos de Bélgica, Francia y Luxemburgo acordaron en la madrugada del lunes la partición en tres del banco francobelga Dexia para salvarlo de la quiebra, así como la creación de un “banco malo” para aislar los activos tóxicos que originaron las dudas sobre su situación.

Bélgica ha ofrecido la nacionalización por 4.000 millones de euros de Dexia Banca Bélgica, la filial belga de la entidad, y una garantía de 54.000 millones de euros para la entidad residual que concentrará los activos problemáticos.

El Consejo de Administración de Dexia ya se ha mostrado conforme con la oferta, pero tiene previsto dar más detalles hoy en una rueda de prensa a las 7.00 GMT.

El “banco malo” tendrá activos por unos 90.000 millones de euros, que serán garantizados por los estados belga (60,5 %), francés (36,5 %) y luxemburgués (3 %).

De este modo, a Bélgica le corresponderá garantizar unos 54.000 millones de euros, en torno al 15 % de su Producto Interior Bruto (PIB), a Francia 32.850 millones y a Luxemburgo 3.150 millones.

“Nos sentimos contentos por poder liberar a Dexia Banca Bélgica de todos los cargos y de todo riesgo que puedan surgir del entorno de Dexia”, afirmó el primer ministro belga en funciones, Yves Leterme, en una rueda de prensa esta madrugada.

El ministro de Finanzas, Didier Reynders, por su parte, aseguró hoy en la radio pública RTBF que el precio que pagará el Estado por Dexia es “totalmente razonable” y recordó que los analistas habían valorado la operación entre los 3.000 y los 8.000 euros.

Reynders explicó que los actuales accionistas de Dexia pasarán a la entidad residual con activos tóxicos y recalcó que “cuando una entidad tiene problemas, los accionistas tienen que pagar primero y no el contribuyente”.

Asimismo, aclaró que en el Estado no tiene un interés particular en hacerse con entidades bancarias sino que su único objetivo es evitar el perjuicio de los ciudadanos y estimó que tendrán que ser propietarios de Dexia hasta que la crisis haya pasado.

La filial francesa, Dexia Municipal Agency (DMA), será previsiblemente adquirida por el Estado francés para atender la financiación de las entidades locales por un importe que se sitúa entre 650 y 700 millones de euros.

Bélgica no ha confirmado oficialmente esta parte del acuerdo, pero los medios belgas han dado cuenta de ello y han indicado que la transacción correrá a cargo del banco público francés Caisse des Dépôts et Consignations (CDC), el mayor accionista de Dexia.

Queda también por cerrar la venta del negocio luxemburgués a un inversor internacional, el cual, según medios locales, sería el fondo soberano de Catar y pagaría 900 millones de euros por la filial sin sus activos tóxicos

[apunte]

Bélgica no excluye tener que recapitalizar otros bancos

El ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders, no excluyó este lunes que sea necesario rescatar otras entidades financieras de Bélgica, después del plan multimillonario articulado para evitar la quiebra del banco francobelga Dexia.
“Todo depende de como resolvamos la crisis”, respondió hoy Reynders en una entrevista con la radio pública RTBF al ser preguntado por otras posibles recapitalizaciones.

El ministro urgió a prestar la ayuda necesaria a Grecia para evitar el contagio a otras economías europeas y aliviar la presión sobre países como Italia y España.

Acerca del caso particular del banco KBC, que como Dexia también necesitó apoyo estatal en 2008, Reynders explicó que se trata de una entidad que está respondiendo bien a todas las demandas de la Comisión Europea.

Bélgica, Francia y Luxemburgo han acordado dividir Dexia en tres ramas y crear un banco residual que concentre los activos tóxicos para garantizar la continuidad de la entidad.

La filial belga del grupo, Dexia Banca Bélgica, será adquirida por 4.000 millones de euros por el Estado belga, que también ha ofrecido una garantía de 54.000 millones de euros para la entidad residual que concentrará los activos problemáticos.

[/apunte]