X
REFORMA DEL IGIC >

Cabildos y municipios pierden 4,4 millones con la reforma del IGIC

   

Imagen de archivo de unas viviendas en proceso de construcción localizadas en el Archipiélago. | DA

YAZMINA ROZAS | Santa Cruz de Tenerife

La reducción del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) en la adquisición de la primera vivienda nueva supondrá una pérdida de ingresos para los cabildos y ayuntamientos de 4,4 millones de euros. El Gobierno dejará de ingresar otros otros 3,5 millones de euros. Sin embargo, la deducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para obras de rehabilitación o reforma se traducirá en un incremento en la recaudación autonómica de cerca de 25 millones de euros.

Estas son las consecuencias, según el Consejo Económico y Social (CES) de Canarias, del nuevo paquete de medidas fiscales que prepara el Gobierno regional para reactivar el sector de la vivienda y la construcción.
Unos datos que han sido recogidos en el dictamen elaborado por el CES al anteproyecto de ley por el que se modifican las disposiciones legales vigentes dictadas por la Comunidad Autónoma en materia de tributos cedidos y se establece un tipo reducido en el IGIC aplicable a las entregas de determinadas viviendas.

Con respecto a la modificación del IGIC, la propuesta del Ejecutivo pasa por reducir el tipo del 5% al 2,75% en la compra de primera vivienda nueva.

El CES, en la línea de lo argumentado por el Gobierno, recuerda que viene alertando, desde hace tiempo, de los efectos “negativos” que el aumento del número de viviendas nuevas sin vender tiene sobre la actividad, por lo que considera que esta rebaja de la fiscalidad “puede ser adecuada para el fomento del sector”.

Rentas bajas

El consejo valoró también “positivamente” el enfoque de esta medida hacia los ciudadanos “con menor” capacidad económica ya que la rebaja impositiva se aplica solo a la primera vivienda de importe inferior a los 150.000 euros.
El CES informó de que, según la información remitida por la Consejería de Economía, la estimación del coste fiscal de esta medida se situaría en torno a los 4,4 millones de euros para las corporaciones locales y sobre los 3,5 millones para la Comunidad Autónoma, lo que haría un total de 7,9 millones de euros. El dictamen advierte que, en la actual situación de crisis y dada la presión que ejercen los mercados, “deben evitarse” aquellas medidas que “no sean sostenibles” financieramente y que puedan “afectar” a la estabilidad presupuestaria de las administraciones implicadas.

Dentro del paquete de medidas fiscales en el sector de la construcción, el Ejecutivo canario propone también una deducción del 10% en el IRPF sobre los gastos derivados de la rehabilitación o reforma del hogar. El objetivo de esta acción es fomentar la rehabilitación, en tanto que se trata “de una actividad intensiva en la demanda de empleo”, explicó el Gobierno.

El CES valoró también positivamente esta medida puesto que, a su juicio, los programas de rehabilitación deben priorizarse frente a los de nueva construcción, “siendo el principal eje sobre el que deben de basarse las actuales políticas de vivienda y promoción”, apuntó. El dictamen añade que las condiciones y límites establecidos en la propuesta normativa parecen “suficientes” para garantizar el acceso de esta deducción a los contribuyentes “con rentas medias y bajas” y limitar así su uso por parte de los que tienen mayor capacidad de gasto.

En cuanto al efecto de esta medida en las cuentas de la Comunidad Autónoma, según las previsiones realizadas por la Consejería de Economía, esta iniciativa supondrá un aumento en la recaudación de 24,6 millones de euros.

Según explicó el consejo, los cálculos de la consejería se basan en la hipótesis de que el coste fiscal de la deducción se vería compensada por los ingresos fiscales adicionales provenientes de la realización de obras, derivado del IGIC pagado por la empresa o persona que realiza las obras y por el incremento de la recaudación en el tramo autonómico del IRPF provocado por la mayor actividad económica.

En su dictamen, el CES realiza también una serie de recomendaciones. En cuanto a deducción fiscal por reforma de la vivienda habitual, aconseja hacer extensiva la iniciativa a las comunidades de propietarios, incrementando incluso el importe de la deducción de acuerdo con el esfuerzo fiscal de la unidad familiar que lleve a cabo la inversión.
Respecto a la reducción del IGIC en la compra de primera vivienda, este órgano consultivo del Gobierno señala que la medida podría mejorarse aumentando la reducción hasta el 2,5% para aquellas unidades familiares que adquieran viviendas con un coste de hasta 100.000 euros, manteniendo la rebaja del 2,75% para el tramo de hasta 150.000 euros.

Crédito

El consejo señala que, dada la actual situación de falta crédito, las medidas contempladas en el anteproyecto de ley deberían de acompañarse de una apertura de líneas de financiación preferencial que permitan la efectiva reactivación del mercado de la vivienda. En el dictamente, el CES apunta además que los principios estatutarios de cooperación interadministrativa exigen saber de la opinión de los cabildos y municipios.

A lo que añade que, sin embargo, en la petición de dictamente del Gobierno al consejo no se acompaña ni el trámite de audiencia conferido a estas administraciones locales ni, por tanto, su opinión, lo que “quizás podría alterar el alcance, significado y contenido de las medidas fiscales propuestas”.

[apunte]

El anteproyecto

Compra de vivienda. La primera gran iniciativa del anteproyecto de ley contempla una rebaja del IGIC del 5% al 2,75% para la compra de primera vivienda nueva.

Condicionantes. Esta deducción del IGIC tiene dos condicionantes. El primero de ellos es que la reducción sea solo para la compra de residencia habitual y el segundo que el coste de la vivienda no pueda ser superior a los 150.000 euros. Además, las viviendas no podrán estar sujetas ni al tipo cero ni al tipo reducido al 2%.

Hasta finales de 2012. La medida entrará en vigor desde que el proyecto de ley sea aprobado por el Parlamento y estará en vigor hasta el 31 de diciembre del año 2012. El tipo reducido para la entrega de viviendas se aplicará con efectos retroactivos a las entregas realizadas desde el 15 de septiembre de este año.

Rehabilitación. El Ejecutivo propone además una deducción del 10% en el IRPF sobre los gastos derivados de obras de rehabilitación y reformas en las viviendas.

Requisitos. Los gastos derivados de las obras de rehabilitación no deben de superar los 5.000 euros, con lo que el máximo bonificado será de 500 euros. En el caso de que dichas reformas superen esa cantidad podrán presentarse las deducciones hasta en tres declaraciones de la renta de años distintos, con lo que ese porcentaje de reducción se podrá aplicar sobre una base máxima de 15.000 euros.

Fuera del incentivo. El incentivo no podrá aplicarse a la compra de mobiliario y electrodomésticos ni a obras en plazas de garaje, jardines, piscinas, parques e instalaciones deportivas.

Retroactivo. Los interesados se pueden acoger a esta deducción desde el pasado 15 de septiembre, con lo que cuando la medida entre en vigor ésta se aplicará con efectos retroactivos.

Cuentas de 2012. El Gobierno autonómico informó que la deducción por rehabilitación formará parte de la ley de presupuestos generales de Canarias para 2012, que se aprobará el próximo mes de diciembre.

[/apunte]