X
Cumbre Iberoamericana >

Chile pone los escollos en la cumbre de las ausencias

   

EFE | Asunción

Los cancilleres iberoamericanos dejaron ayer listos para los mandatarios todos los documentos de la XXI Cumbre Iberoamericana, salvo la Declaración de Asunción, que quedaba sin cerrar aún pues no convencía a Chile.

Los documentos aprobados, que serán suscritos hoy por los jefes de Estado y de Gobierno, son un plan de acción y una docena de comunicados especiales, que tocan temas como la lucha antiterrorista, las Malvinas, la hoja de coca, el cambio climático o el embargo a Cuba. Paraguay propuso agregar a la declaración un punto referido a los países en desarrollo sin litoral y a la necesidad de brindarles el apoyo necesario para que superen sus “vulnerabilidades”, y Bolivia, que perdió su costa sobre el Pacífico a fines del siglo XIX en una guerra contra Chile, reclamó que la mención fuera a países “privados de litoral”, a lo que Chile se opuso. Este es el primer escollo en esta cumbre, la primera iberoamericana que tiene lugar en Paraguay, la cual está dedicada a la Transformación del Estado y el desarrollo. En la sesión matinal no se apreciaron diferencias de opinión de importancia en los temas ni se hicieron reformas de calado a los borradores.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, reclama una integración de Latinoamérica “más profunda, más rápida y más eficaz”, por considerarla de “una urgencia e importancia como nunca antes” para el desarrollo. El tiempo de la integración “tiene hoy una urgencia e importancia como nunca antes había tenido. Asistimos a una sucesión de cumbres, tantas, que parece una cordillera. Cumbre de Unasur, cumbre de Mercosur, cumbre Iberoamericana, cumbre de la OEA… Hay muchas pero falta la verdadera voluntad de integración de nuestro continente”, dijo el presidente chileno.

En cambio, el presidente dominicano, Leonel Fernández, anunció al final su inasistencia, que se suma a la de los presidentes de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Venezuela. Ya están en Asunción los reyes de España y el presidente Rodríguez Zapatero, y después llegó el el presidente de México, Felipe Calderón, que se reunió con el presidente paraguayo.