X
china >

China califica de ‘terrorismo’ la oleada de inmolaciones de monjes tibetanos

   

EFE | Pekín

El Gobierno chino condenó este martes la oleada de inmolaciones de jóvenes de etnia tibetana, en su mayoría monjes, en zonas del suroeste del país, que calificó de “actos terroristas encubiertos” que son “incitados por la banda del Dalai Lama”.

“Estos intentos de extender el separatismo a costa de vidas humanas son una forma encubierta de terrorismo, unos actos contra la humanidad, la moralidad y la doctrina budista”, dijo hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Liu Weimin.

El entorno del Dalai Lama, líder religioso tibetano en el exilio, “no sólo no condenó estas acciones sino que las ha ensalzado públicamente, incitando a otras personas a seguirles”, añadió Liu en una rueda de prensa.

La semana pasada, dos jóvenes tibetanos, antiguos monjes, intentaron quemarse a lo bonzo en la prefectura de Aba (en la provincia suroccidental de Sichuan, fronteriza entre las zonas de población tibetana y china han), siendo el sexto y séptimo caso de inmolación en la zona.

Se trata de acciones en protesta por la represión que según ellos existe contra el monasterio de Kirti, uno de los más venerados del budismo tibetano, donde este año las autoridades llegaron a detener a una buena parte de sus residentes para ser “reeducados”.

Dos de los siete jóvenes que han intentado quemarse a lo bonzo han fallecido en estas acciones, que demuestran que las tensiones entre chinos han y tibetanos, que tuvieron su punto álgido en 2008, continúan.

Algunos de los suicidas señalaron antes de quemarse que lo hacían en honor del Dalai Lama, exiliado en la India desde 1959 tras protagonizar un levantamiento fallido contra las autoridades chinas en la región tibetana.

El portavoz de Asuntos Exteriores aseguró hoy que en los dos casos más recientes, “las autoridades apagaron el fuego inmediatamente y llevaron a los heridos al hospital para ser tratados”.

Liu también defendió que las actividades religiosas en la zona en conflicto “están siendo conducidas con normalidad” y que el Gobierno chino “respeta la política de libertad religiosa”.

Grupos tibetanos en el exilio defienden que China invadió militarmente el Techo del Mundo hace 60 años, reprimiendo la religión y cultura tibetana e imponiendo una progresiva colonización del lugar por parte de los chinos han.

Pekín asegura por su parte que el régimen maoísta “liberó” al Tíbet de un gobierno feudal y teocrático encabezado por el Dalai Lama y que su soberanía sobre la región se remonta a varios siglos.