X

Con la duda de Richotti

   

El escolta italo-argentino está siendo uno de los jugadores más destacados en las filas del Canarias. / DA

JOSÉ ANTONIO FELIPE | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El Iberostar Socas Canarias afronta hoy, 20.00 horas, la salida más complicada de lo que va de campeonato. El Cáceres de Gustavo Aranzana servirá para poder medir el nivel de un equipo, el canarista, que, si se dieran los resultados, podría acabar esta jornada como líder de la Adecco Oro.

El mayor inconveniente para Alejandro Martínez, entrenador insular, es que mantendrá hasta última hora la duda de Nicolás Richotti. El escolta italo-argentino se lesionó en el último encuentro frente al Girona FC y se ha quedado al margen de tres sesiones preparatorias a lo largo de esta semana. Si se confirma esta baja, Rost, Heras y Yáñez deberán suplir a uno de los jugadores más en forma del cuadro canarista.

Pero el Canarias no es el único equipo con dudas en el plano físico. Justin Sedlak. jugador del Cáceres, tampoco ha podido entrenar esta semana debido a una fuerte lumbalgia.

Esta baja no debe de quitar un ápice de ambición a un cuadro, el extremeño, que no ha comenzado nada bien la temporada. A pesar de no contar con una plantilla con tanta calidad como en cursos anteriores, el Cáceres, que solo ha ganado ha ganado dos encuentros, está muy lejos de los puestos que, en teoría, debería ocupar.

Esta circunstancia es algo de la que no se fía demasiado Alejandro Martínez a la hora de afrontar este encuentro: “Esa situación provoca reuniones y reacciones del equipo y más jugando en casa”, indicó.

Los locales pueden presumir de tener una de las mejores parejas de bases de la Adecco Oro, la compuesta por Carlos Cherry y Dani Rodríguez, y cuentan con un juego exterior en el que destaca el veterano Pedro Robles. José Ángel Antelo, exjugador del Tenerife Baloncesto, sobresale en el interior, pero se maneja demasiado solo en una posición en la que flojean los cacereños.

El mayor problema del encuentro de hoy es la imprevisibilidad del cuadro de Gustavo Aranzana. A pesar de sus malos resultados, han tenido que verse las caras con algunos de los equipos mejor clasificados de la competición, lo que su lugar en la tabla puede resultar engañoso.