X
DA2 >

Cristina Valido: “A nosotras nos exigen más siempre”

   

Cristina Valido, consejera de Asuntos Sociales del Cabildo de Tenerife. | JAVIER GANIVET

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Cristina Valido lleva más de ocho años encargándose del devenir de los más desfavorecidos de la Isla, primero al frente de la Consejería de Asuntos Sociales del Cabildo de Tenerife y, ahora, desde la de Acción Social y Educación. Empezó en política con solo 30 años como concejal del Ayuntamiento de La Orotava, tras llevar 12 de experiencia en la empresa privada. En 2003, Ricardo Melchior le ofreció sumarse a las filas del Cabildo. Ya va por su tercer mandato y es, además, la portavoz de su partido (CC) en la institución insular. En este número, con un traje plagado de mensajes de mujeres keniatas, esta hermana mayor de dos chicos reivindica la condición femenina y repiensa la masculina con visión de futuro.

-Lleva una carrera profesional intachable y ascendente ¿Cree que su condición de mujer afecta de algún modo a su profesión?

“No debería, pero creo que a las mujeres se nos exige más siempre. Por otro lado, detesto el trato de algunos hombres hacia nosotras, el de esos que tienen una gran facilidad para dirigirse a nosotras como si fuéramos tontas, de una forma condescendiente y paternalista… Luego, si te quejas, porque no te hace gracia, te tachan de arisca. Esto no ocurre solo en el ámbito en el que yo me muevo, sino en todos. Yo vengo de la empresa privada y la película era la misma. Gracias a Dios las cosas están cambiando un poco…”

-Pero las mujeres tendremos parte de responsabilidad, ¿no? Al fin y al cabo, las que educamos tanto a los niños como a las niñas somos nosotras…

“Esta situación es consecuencia de muchos años bajo los roles femeninos de madre y esposa, que aún no se han superado. Necesitamos una generación de hombres que nos traten con el mismo respeto con el que nosotras les tratamos a ellos. Que somos iguales es algo que parece que muchos no terminan de creerse. No podemos culpar a nuestras madres de habernos educado de la única forma que conocieron. Gracias a Dios, las mujeres han empezado a rebelarse desde el siglo pasado con un discurso nuevo y pidiendo el cambio. Tal vez, ellos necesiten aún una generación más, o dos…”

-¿Siempre pensó en dedicarse a la política?

“En absoluto. Yo estudié Filología y a la vez trabajaba. Además, en el poco tiempo que me quedaba, en radio y televisiones locales. Mi objetivo siempre fue hacer periodismo, pero no podía, porque, en aquella época, para estudiar periodismo había que irse a Madrid. A mí me apasiona el lenguaje, la comunicación y la literatura. Independientemente de mi trabajo en política nunca me he desvinculado del mundo de la comunicación. En la radio sería la mujer más feliz del mundo”.

-¿Y cómo comenzó?

“En la Universidad, colaboraba en las AIC (Agrupaciones Independientes de Canarias) de manera interna. En 2003, recibí la invitación de Ricardo Melchior para incorporarme al Cabildo. Abandonar mi carrera profesional, mi mundo y mi actividad en los medios de comunicación, porque ya no era compatible, fue una decisión muy difícil”.

-¿Qué sacrificios le ha supuesto?

“Lo que más noto es la pérdida de intimidad, de tiempo de estar con los tuyos y la incapacidad de poder hacer ni un solo plan para el próximo fin de semana, porque no sabes dónde vas a tener que estar, ni qué problemas vas a tener que atender. Pero me pareció que merecía la pena, y acepté. Me parece increíble que ya hayan pasado ocho años”.

-Asuntos Sociales, Simpromi, el IASS… Son áreas que requieren de una gran implicación emocional…

“Se sufre mucho, porque estás con personas que tienen problemas. Hay que estar preparado. A veces paso la noche dándole vueltas a la cabeza. Ves que se hacen las cuatro de la mañana y no has encontrado aún la solución a ese asunto que no puede esperar. Son situaciones duras. Por otro lado, hoy en día cualquier político, de cualquier área es responsable de asuntos sociales. Todos los cargos públicos tenemos que tener la disposición porque los vecinos acuden a nosotros cuando tienen algún problema de tipo social, independientemente del cargo”.

¿Qué se lleva usted de esta experiencia?

“En todos estos años, he aprendido a ver el mundo con otra perspectiva. Soy mejor persona de lo que era, y eso que ya antes me consideraba buena persona. He crecido mucho interiormente”.

-Si no es mucha indiscreción, ¿cuál es su estado civil?

“Soy soltera, tengo una relación estable y espero… seguir estando igual, es decir, espero seguir siendo soltera y seguir teniendo una relación estable” (risas).

Cristina Valido junto a Lucía de Súñer y Atri Gutiérrez en la sesión fotográfica. | JAVIER GANIVET

[apunte]

Lucía de Súñer, diseñadora y propietaria de la marca Lucía de Su no ha dudado en escoger este fabuloso vestido de su línea africana recientemente premiada por la Unesco. El vestido es veraniego y muy versátil, pues permite jugar con el escote palabra de honor o anudar las asas a la espalda. De la misma marca son las pulseras, las oscuras de ébano y las claras de cuerno.

Atri Gutiérrez, de Galvanyco, es diseñadora, además de maquilladora y estilista de publicidad y televisión. En esta sesión fotográfica ha querido potenciar la garra de Cristina apoyándose en el tono burdeos de su vestido para el maquillaje de los labios que ha contrastado con un rojo matizado con negro para la zona de los ojos. Con el look pelo alborotado y despeinado ha intentado proyectar la fuerza y el tesón de la consejera.

[/apunte]