X
sucesos >

Cuatro detenidos por realizar contratos falsos a extranjeros

   

EUROPA PRESS | Huelva

Funcionarios de la Brigada de Extranjería de la Comisaría Provincial de Huelva han detenido a los responsables de una red organizada que ha realizado presuntamente en el último año 250 contratos falsos de trabajo en 17 provincias distintas por una cantidad que oscilaba entre los 1.000 y los 1.800 euros, aunque ya están todos en libertad con cargos.

En concreto estas personas, entre los que se encuentran una madre y un hijo de 63 y 37 años, respectivamente, y dos más como presuntos colaboradores, han sido detenidas en Huelva, Marbella (Málaga) y Algeciras (Cádiz), donde se detuvo a uno de estos dos últimos cuando intentaba abandonar el país tras tener conocimiento de que la Policía le estaba buscando.

Según ha informado la Subdelegación del Gobierno en un comunicado, los responsables de la organización son propietarios de una conocida explotación fresera en Palos de la Frontera (Huelva), oficinas donde se centralizaban las operaciones que estaban jerarquizadas, contando con colaboradores dentro del área de captación. Escalafón que obtenía una comisión por persona captada y permitía que la organización dispusiera de intermediarios.

Según ha explicado la Policía, éstos vendían los contratos de trabajo a los ciudadanos extranjeros, quienes debido a su estado de necesidad para regularizar su situación en España “no dudaban en pagar por los mismos cantidades de dinero que oscilaban entre los 1.000 y los 1.800 euros”.

Los contratos realizados, que ascienden a más de 250, sólo en este año, fueron presentados en 17 provincias distintas. La mayoría de los extranjeros no obtenía sus papeles debido a que la empresa no podía asegurarles el trabajo durante todo el año y finalmente no podían recuperar su dinero, quedando en una situación muy precaria.

Pese a todo ello, algunos no se han atrevido a denunciar los hechos, temiendo ser expulsados del país. No obstante alguna de estas personas, además de denunciar estos hechos, ha confesado “haber trabajado para la empresa de manera ilegal, a cambio únicamente de alimentos”.