X
defensa >

Defensa incluye entre sus 23 proyectos de I+D seleccionados el desarrollo de un helicóptero no tripulado

   

EFE | Madrid

El Ministerio de Defensa ha aprobado incluir dentro de sus proyectos de interés el desarrollo de un vehículo aéreo no tripulado (UAV) de ala rotatoria para misiones embarcadas y terrestres.

Este es uno de los 23 proyectos de I+D seleccionados por Defensa dentro del programa Coincidente (Programa de Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas), según una resolución que publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), firmada por el director general de Armamento y Material, José Manuel García Sieiro.

El proyecto de desarrollo de un vehículo aéreo no tripulado (UAV) de ala rotatoria para misiones embarcadas y terrestres (UAVROT) ha sido presentado por la empresa gallega Tekplus Aerospace.

Esta empresa tiene previsto producir antes de un año las primeras unidades de su primer modelo de helicóptero no tripulado, que ya ha superado con éxito todas las pruebas a las que ha sido sometido.

El helicóptero, según informa la propia empresa en su página web, es un aparato con un rotor de tres metros de diámetro; 3,40 metros de longitud y un peso de 50 kilos, capaz de transportar equipos de visión -cámaras infrarrojas, multiespectrales, vídeo, sistema de identificación de aeronaves en vuelo, y radar- con un peso de entre 20 y 30 kilos.

Tiene una autonomía de 3 ó 4 horas y un radio de acción de 70 kilómetros si se opera con una antena en una estación de control de tierra y de 100 kilómetros si se realiza la conexión por vía satélite.

Otros de los proyectos seleccionados por Defensa son: un sistema aéreo de inteligencia para defensa no tripulado, de la empresa Moscat Ingeniería; un sistema de aterrizaje de precisión para aviones no tripulados, de Indra, y un sistema de búsqueda y localización de objetivos submarinos basados en vehículos autónomos de superficie y submarinos coordinados, de la Universidad Politécnica de Cartagena.

También han sido admitidos proyectos enfocados a la creación de un sistema para la generación de escenarios militares de simulación; nuevos materiales porosos para la captura y descomposición de agentes de guerra química, y el desarrollo de un prototipo preindustrial para la detección de posibles terroristas suicidas en trayectoria de colisión para la protección perimetral de convoyes y campamentos militares.

Desde 1985 el Ministerio de Defensa ha llevado a cabo una política de adscripción de fondos propios a actividades de I+D+i desarrolladas por centros de investigación y empresas españolas en el seno de ese programa.

Con el programa Coincidente se intenta aprovechar las tecnologías desarrolladas en el ámbito civil para aplicaciones de utilidad para la defensa, con objeto de fomentar el tejido industrial, científico y tecnológico dedicado a la defensa.

Está abierto a empresas, universidades, centros privados de investigación sin ánimo de lucro, centros tecnológicos, organismos públicos de Investigación y personas físicas o jurídicas.

Los proyectos seleccionados cuentan con la financiación del Ministerio de Defensa, que puede ser total o parcial.

El programa Coincidente dio preferencia este año a proyectos relacionados con plataformas terrestres, navales, aéreas y espaciales: materiales de protección; soluciones energéticas; vehículos no tripulados; protección de personal y lucha contra artefactos explosivos improvisados (IEDs).

También abarcaba otras áreas como: protección NBQ: tecnología del combatiente; protección de instalaciones; sistemas de guerra electrónica; tecnologías de la información, comunicaciones y simulación; destrucción de armas biológicas en ropa y armamento mediante CO2 supercrítico o el diseño de una red de comunicaciones para UAV de nueva generación.