X
SANIDAD >

Diabetes con pasado aborigen

   

Un kit para el control de los enfermos diabéticos, que en Canarias superan en número a los del resto de comunidades. / DA

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

La ancestría aborigen en Canarias podría ser la causa de que la diabetes tenga una mayor prevalencia en Canarias que en el resto de Europa. La revista británica Diabetes Medicine recoge esta afirmación en un artículo publicado por el grupo de investigación Daríos, en el que participan especialistas del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria (Hunsc) como el epidemiólogo Antonio Cabrera, que han dedicado los últimos años a analizar distintos aspectos de la enfermedad. Pero esto no significa que los aborígenes canarios fueran diabéticos. La explicación, según comenta Cabrera, “es más afín a lo que se ha llamado la hipótesis de gen ahorrador”.

“Esta teoría viene a concluir que la población que ha padecido más hambruna y ha tenido, por tanto, que desarrollar una facilidad para la acumulación de grasa cuando había comida, son las personas que tienen más posibilidad de sobrevivir en las épocas de escasez”. Con la llegada de la sobreabundancia de alimentos en el siglo XX, y la creciente epidemia de obesidad, son esas mismas personas las que tenían más capacidad de ahorrar, las que tienen hoy una mayor tendencia a engordar. “Lo que antes era una ventaja, es ahora un problema”, asegura. Además, se da la circunstancia que las comunidades autónomas españolas que históricamente han sido más pobres como Andalucía, Murcia y Extremadura, son las que siguen de cerca al Archipiélago en las cifras relativas a diabetes. Madrid, Cataluña o Navarra son de las comunidades autónomas con menor número de personas con la enfermedad.

En Canarias, “incluso cuando estábamos flacos, nos moríamos un poco más de diabetes que en la Península y aquí mi hipótesis es que nos alcanzó la onda epidémica de la obesidad y ha ayudado a que rebrotemos”, manifiesta el médico.

Genética

“La población canaria es mestiza entre españoles y aborígenes, y los genetistas han comprobado que entre un setenta y un ochenta por ciento de la población tiene vestigios genéticos que se identifican como aborígenes”, asegura Antonio Cabrera. La razón no se sabe. Lo que sí se sabe, dice el epidemiólogo del Hunsc es que “hay mayor predisposición para la diabetes y, además, también a que ésta evolucione peor, con un número más elevado de ceguera por la enfermedad, muertes por enfermedad renal grave y cardiopatías”. “Esta postulación habrá que comprobarla midiendo los genes”, manifiesta.

En el Archipiélago, no solo hay una mayor prevalencia de diabetes, es decir, un número mayor de diabéticos a lo largo de la historia reciente. También, la incidencia, o lo que es lo mismo, la cifra de nuevos casos que se diagnostican cada año es mayor que en el resto de Europa. Y por si fuera poco, en el número de fallecimientos por diabetes como causa fundamental, también los canarios tienen el récord. Es como si el desagüe de una bañera llena, absorbiera menor cantidad de agua de la que emana por el grifo.

En el año 2000 la incidencia de mortalidad por diabetes mellitus en hombres era de un 25,51 por ciento, mientras que en el año 2007 aumentó hasta un 41,5 por ciento. En mujeres, la incidencia de mortalidad pasó de un 26% en 2000 al 34% en 2007. En el resto de las comunidades autónomas siguió descendiendo, hasta situarse en una media del 14% en comunidades con más incidencia como Andalucía.

Una estatua que refleja la imagen de un aborigen guanche. / DA

A partir del año 2000, la mortalidad por diabetes en España sigue la curva de descenso, que comienza en el año 80 para todo el Estado. Sin embargo, en Canarias comienza a subir a partir de ese año. Este aumento de la incidencia de la mortalidad, coincide también con el aumento paulatino de los casos de obesidad en el mundo, y en concreto, en Canarias. Las cifras que se manejan sobre diabetes en Canarias en la actualidad son similares a las de los años 70, a pesar del avance en los tratamientos y los esfuerzos en prevención. En cuanto a los factores de riesgo cardiovascular: obesidad, colesterol bueno (HDL) bajo, colesterol malo (LDL) alto e hipertensión, la población de las Islas encabeza también las listas del Estado. El 41 por ciento de las mujeres canarias tienen el colesterol HDL bajo, “casi ninguna comunidad del país se aproxima a este dato”, comenta Antonio Cabrera. En los hombres, en cambio, la diferencia del colesterol bueno no se aprecia en relación al resto. También, un número más alto de Canarias padece hipertensión, al igual que de los canarios. En cuanto a obesidad, las canarias son las más obesas junto con las de extremeñas y las andaluzas; “otra vez la población de comunidades más pobres”, incide el doctor, y los hombres canarios están entre los más obesos, aunque la cifra es ligeramente inferior. La mortalidad por cardiopatía isquémica es superior en el Archipiélago que en el resto del país. El consumo de tabaco, la presión arterial, el colesterol, la glucemia y la obesidad son factores determinantes, aunque no exclusivos de las islas. En mujeres la influencia en la mortalidad en las islas es la obesidad y la diabetes, y en los hombres, esta última y la hipertensión.

[apunte]

El alto nivel de glucosa y la obesidad, precursores

Para medir la incidencia de diabetes en las comunidades autónomas que participan del consorcio Daríos para el estudio de la enfermedad, las comunidades participantes hicieron un seguimiento de miles de personas en el año 2000. De esta forma, “hemos conocido qué factores tenían las personas que han acabado teniendo diabetes nuevas, y qué hace más probable que quienes hoy no la tienen, enfermen en unos años”, explica el epidemiólogo del Hunsc, Antonio Cabrera. Tras el estudio, se demostró que las personas que empezaban a tener un nivel alto de glucosa en sangre, entre 101 y 105, tenían más probabilidad de desarrollar la enfermedad. “Esto era algo que ya se sabía pero no se había demostrado, al igual que las personas obesas de entonces”, indica.

El experto Antonio Cabrera comenta, en otro sentido, que los datos que “hemos revisado sobre los estilos de vida de la población de otros países, no se diferenciaban tanto de los de la población canaria”. “Los hombres si fuman, cuando se enteran de que son diabéticos no dejan de fumar, pero ni aquí, ni en ninguna parte”, afirma el doctor. Además, y con cifras similares a las del resto de países europeos, pero con consecuencias mayores en Canarias; en España el 46 por ciento de los hipertensos, el 36 por ciento de los diabéticos y el 97 por ciento de los que sufren un exceso de colesterol no se tratan de forma adecuada.

[/apunte]