X
MICRÓFONO ABIERTO >

Diez partidos > Óscar Herrera

   

El Tenerife no convence del todo, pero gana. Y por ahí hay que empezar. Aquí cuentan las victorias por encima de la manera de conseguirlas. Pero eso es una media mentira, o una media verdad según se mire. Es decir, siempre estarás más cerca de ganar si buscas los triunfos por el camino del buen juego, el camino más rápido para ganar es a través de un buen fútbol. Y esa es todavía una asignatura pendiente en este Tenerife, la de tener más continuidad en el juego y ser más insistentes en la idea de fútbol que quiere el entrenador. Este equipo tiene talento a borbotones y es una pena que se desperdicie tanta calidad.

La calidad al servicio del grupo es lo prioritario y no dejar todo a la suerte de individualidades que pueden resolver un partido atascado en un momento determinado. Hay señales muy positivas y esperanzadoras que intuyen un crecimiento en el juego del Tenerife, pero todavía son señales muy débiles, casi imperceptibles en noventa minutos de juego. Son signos evidentes de que hay mucho que mostrar por parte de los jugadores. Si se gana y cada semana se da un pasito hacia adelante en el funcionamiento colectivo pues mejor. Y ahora, después de diez partidos es buen momento para hacer un primer balance de este tramo inicial del campeonato. Y ese balance a mi me sale positivo. Todavía hay lagunas importantes pero también síntomas de que se puede acabar pronto con ellas.