X
LA CLAQUETA > FRAN DOMÍNGUEZ

Disfrutando de lo breve

   

Uno de los carteles del VI festival de cortos Villa de La Orotava

El cine es un arte para disfrutarlo en compañía. Ahí radica el triunfo de los hermanos Lumière sobre Edison, de su cinematógrafo sobre el kinetoscopio en los albores de la industria, si bien la tecnología presente, más amiga y promotora de lo individual, parece que le eche un cable retroactivo al inventor estadounidense y a sus colaboradores.

La reflexión viene a cuento porque los festivales de cine guardan, precisamente, esta esencia primigenia y devienen en una extraordinaria ocasión para la degustación colectiva del producto fílmico, considerando al público como sujeto activo, pensante y, en ocasiones, partícipe.

El certamen de cortos de La Orotava lleva cumpliendo estos parámetros con creces desde su nacimiento, hace ya seis años, creando de paso una interesante interacción con los espectadores que se acercan al Auditorio Teobaldo Power, que al menos durante dos días (tres en esta edición) recupera su antiguo uso, rememorando las sesiones de tarde-noche del histórico Cine Orotava.

El Festival de Cortos, aparte de dar pábulo a un formato dificilísimo, cantera de cineastas y horno de creatividad, ha logrado articular un ambiente en el que se respira cine de verdad, en un municipio que desde siempre ha rendido tributo de una u otra forma al séptimo arte.

Esperemos que a pesar de los negros y espesos nubarrones que se ciernen sobre el mundo de la cultura, este encuentro se perpetúe para poder seguir embelesándonos con las películas de corta duración.