X
SANIDAD >

El asma es la enfermedad más prevalente en los niños

   

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

El asma infantil es la enfermedad más prevalente de las que se ven en el servicio de Neumología Pediátrica del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria. “Alrededor del ochenta por ciento de los casos se refieren a episodios de asma moderados, aunque también se ven bastantes casos de tuberculosis y algunos de fibrosis quística”. Así lo afirmó Alicia Callejón, especialista en aparato respiratorio infantil del citado hospital, quien participará hoy como ponente en la Primera Jornada de Sanidad y Bienestar que DIARIO DE AVISOS organiza y que tendrá lugar en la sede central de Cajasiete a partir de las 8.30 horas.

El asma infantil es una de las enfermedades más prevalentes en Canarias y sus factores de riesgo son principalmente hereditarios, aunque según explica la doctora, los factores ambientales también influyen en el desarrollo de la enfermedad que cuando se da en niños menores de tres años, en el ochenta por ciento suele desaparecer después de esta edad. Si los padres padecen asma, rinitis o dermatitis es más probable que el niño desarrolle la enfermedad crónica. No obstante, Alicia Callejón indica que los avances en los tratamientos permiten que los niños tengan una buena calidad de vida a pesar de padecer la enfermedad. En este sentido, la especialista alabó y reivindicó el trabajo de las enfermeras en la prevención del desarrollo de episodios de asma en niños, “ya que la educación es fundamental y se ha visto que en los últimos años, debido a esta labor la enfermedad se controla mucho mejor”.

Llevar de forma estricta una serie de medidas de prevención y administración del tratamiento es muy importante para que no tengan recaídas. Así, cuidar el ambiente en el que se desarrollan los niños con precauciones como evitar alfombras, cortinas, peluches o libros y mantener un ambiente sin humo del tabaco son algunos de los consejos que se dan a los padres, así como que no tengan contacto con animales. La administración correcta del tratamiento por medio de los aerosoles también influye en la evolución de la enfermedad.

La doctora apunta como factor de riesgo y de prevención la obesidad y comenta que existe una íntima relación, es más, “una gran parte de los niños asmáticos que vemos en el hospital son obesos”. También hay que estar atentos a las alergias; los niños alérgicos al polvo o a la leche de vaca, o incluso los que padecen dermatitis atópica tienen más posibilidades de desarrollar la enfermedad. En Canarias, la prevalencia de asma se ha relacionado desde siempre con la calima, no obstante, las zonas secas y cercanas al mar como Candelaria, favorecen la calidad de vida de los niños y los adultos con asma. “A veces, si se puede, recomendamos los cambios de domicilio a lugares con esas características”, afirma Castejón.