X
SS DE LOS REYES-CD TENERIFE

Se atasca en una huerta

   

La salida del equipo mostró el potencial que manejan los blanquiazules. / DA

MARTÍN TRAVIESO | San Sebastián de los Reyes

Dos factores fueron determinantes para que ayer el CD Tenerife no pasara del empate frente a la UD San Sebastián de los Reyes. Por un lado está el pésimo estado del terreno de juego. El campo de juego de Matapiñonera es el peor, con diferencia, de la categoría, por lo menos de lo que se ha encontrado el Tenerife en el camino hasta ahora. El color marrón de la tierra predominaba más que el verde del césped. No obstante, la propia incapacidad futbolística del Tenerife también resultó determinante para que los de Calderón tropezaran una vez más fuera del Heliodoro.

No hubo sorpresas en el once. Calderón puso en el campo de entrada a los que se intuía, incluyendo en esta lista a Ayoze Placeres, que protagonizó un debut más que aceptable. No desentonó en absoluto y, si las había, el central despejó las dudas.

La puesta en escena de los blanquiazules resultó lo mejor de todo el encuentro. Los visitantes emprendieron las hostilidades nada más dar comienzo el choque, sabedores de que tenían que aprovechar ese empuje inicial para adelantarse en el marcador. Solo así podían desnivelar la balanza y llevarse el duelo. Si no lograban cobrar ventaja pronto, sabían que luego les resultaría imposible, como así fue, por culpa del terrible estado del campo y de un contrario que se fue creciendo a medida que se percataba de las dudas que surgían en el rival.

Sin resultados

Los primeros veinte minutos de partido se jugaron incansablemente junto a la portería del Sanse. El asedio a la meta madrileña fue constante, pero estéril. Los tinerfeñistas crearon numerosas ocasiones de gol, pero no pudo materializar ninguna. Apenas habían transcurrido dos minutos de juego cuando Kiko Ratón dispuso de una clarísima oportunidad para adelantar a los suyos. El del Puerto recibió un buen centro de Perona, lo acomodó con el pecho y disparó a escasa distancia de Miguel Ángel. El meta reaccionó y desvió el lanzamiento por encima de su portería.

A continuación los visitantes lanzaron tres saques de esquina consecutivos, pero solo sirvieron para acrecentar la sensación de peligro sobre la meta madrileña, que a punto estuvo de ser perforada en el minuto once. Un envío largo de David Medina fue prolongado de cabeza por Kiko. La recibió Zazo, que ante el portero rival, cruzó en exceso su disparo final. Luego llegaría un disparo lejano de Cristóbal que apenas puso en aprietos al portero local, pero que coincidió con el comienzo del languidecer de los blanquiazules.

Las dudas del Tenerife alimentaron el orgullo del cuadro madrileño, que se estiró y disfrutó de un par de llegadas algo peligrosas a la portería de Aragoneses. Tras la primera media hora de juego, los pupilos de Calderón se fueron atascando, fruto de que las ideas ya se habían agotado. Al mismo tiempo, el estado de la cancha empeoraba a pasos agigantados, lo que claramente impedía crear algo de fútbol.

El final de la primera parte resultaba como un bálsamo para un Club Deportivo Tenerife que claramente había jugado de más a menos. Sin embargo, el paso por los vestuario no pareció que sirviera para refrescar las ideas de los blanquiazules. Eso sí, siguió acumulando ocasiones. Otra evidente surgió en el minuto 53, fruto de una buena combinación entre Ferrán Tacón, Kiko Ratón y Zazo. Fue este último el que finalmente probó fortuna, sin tenerla claro está, pues la pelota no llegó a la red.

Los cambios lo rematan

Así se llegó a la hora de partido, en la que se había agotado por completo la idea de Antonio Calderón. Hacía falta dar un giro de tuerca a la situación. Estaba en manos del entrenador gaditano mejorar o empeorar el partido. Optó por lo segundo. De manera inexplicable en menos de diez minutos quitó del campo a los dos delanteros centros, Kiko y Perona, dando entrada a Víctor Bravo y Nico. Y sin referencia arriba: ¿quién acabó ejerciendo de punta? Zazo fue el único que lo intentó, a veces acompañado por Víctor Bravo y Nico. Un total y absoluto desastre. El último cuarto de hora de encuentro resultó un auténtico suplicio, del que salió indemne el Tenerife, ya que el San Sebastián de los Reyes tuvo incluso la oportunidad de ganar el partido. Corría el minuto 83 cuando Aragoneses se alzó como salvador de los suyos deteniendo una clarísima oportunidad de Cortés. Por suerte, todo quedó en un tremendo susto.

Al final, reparto de puntos y una jornada más en la que el Tenerife no es capaz de ganar fuera de su feudo. Esta vez tenía la coartada del deplorable estado de juego de Matapiñonera.

Los insulares volverán a jugar en el Heliodoro Rodríguez López el próximo domingo frente al Club Deportivo Leganés. Lejos, muy lejos, queda ya el ascenso a Primera División logrado en Butarque gracias al gol del argentino Hugo Morales.

[apunte]

San Sebastián de los Reyes 0 – 0 CD Tenerife

Encuentro correspondiente a la decimoprimera jornada del Grupo I

San Sebastián de los Reyes: Miguel Ángel; Edu Ruiz, Castañera, Martín Vaquero, Iñaki; Biendi (Jairo, min. 92), Vázquez, Héctor, José Luis; Portilla (Duque, min.74) y Felipe Cortés (Moreno, min. 87).

CD Tenerife: Sergio Aragoneses; Cristóbal, Tarantino, Medina, Ayoze; Zazo, Kitoko, Chechu (Marcos, min. 84), Ferrán Tacón; Perona (Víctor Bravo, min. 69) y Kiko Ratón (Nico, min. 77).

Árbitro: Sales Montero, del comité catalán. Amonestó por los locales a Héctor, Castañera, Vázquez y Miguel Ángel; y por los visitantes a David Medina, Kiko Ratón y Ferrán Tacón.

Incidencias: Partido disputado en el Complejo Deportivo Nuevo Matapiñonera. Terreno de juego de césped en pésimas condiciones. Menos de 1.000 espectadores, de los cuales aproximadamente un centenar animaron al conjunto blanquiazul.